JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

jueves, 2 de abril de 2020

PESCA DESDE EMBARCACION: EL EGING (1ª parte)





Muchas son las modalidades de pesca que se pueden realizar desde una embarcación, lógicamente condicionadas por la estructura de dicha embarcación, ya que una barca pequeña nunca podrá realizar, por ejemplo, la pesca del atún gigante a grandes profundidades. Pero una de las modalidades que si se pueden realizar y que además es muy divertida, es la pesca del calamar, también conocida como la pesca a eging. Nombre que se le atribuye por que los señuelos con los que se pesca el calamar son los llamados “egis”, en sus dos versiones plomados y sin plomar.  
Para empezar este articulo hay que decir que esta modalidad de pesca se remonta a tiempos ancestrales, ya que desde siempre se ha buscado este cefalópodo gracias al sabor de sus carnes y a la facilidad de su captura. Antiguamente se utilizaba la técnica de la jabega, que se trataba de una línea de mano de gran diámetro enrollada en paletinas de corcho, donde al final se colocaba un plomo forrado con hilos de colores y  recubierto de una corona de anzuelos, este se lanzaba a media agua y se agitaba hasta enganchar algún calamar. Con la llegada de los nuevos tiempos, esta técnica se fue perdiendo y en su lugar aparecieron unos señuelos llamados pajaritos, confeccionados con formas de peces y crustáceos donde al final tienen una corona de alfileres muy similar a los antiguos plomos. Además la técnica ha cambiado en su forma, pero no en su ejecución, principalmente porque actualmente se utilizan cañas equipadas con buenos carretes, para evitar el enrolle del sedal en nuestros pies.  

 ¿Dónde y cuándo practicar esta modalidad?

Lógicamente la práctica se debe hacer desde embarcación, y para que se obtenga el más mínimo éxito debemos seguir una serie de pautas que vamos a explicar aquí:

-         La hora de salida deberá ser antes del amanecer, ya que cuando lleguemos al pesquero comenzara a amanecer.
-         Durante el viaje a nuestro pesquero, deberemos montar las cañas con sus respectivos señuelos, para una vez llegado comenzar rápidamente a pescar.
-         Antes de lanzar los aparejos al agua, deberemos cargarlos de luz fluorescente con ayuda de unas linternas especiales de luz negra (hay que recordar que los señuelos están provistos de pintura o tela luminiscente, o sea que absorben la luz)
-         Una vez situados en el pesquero comenzaremos la actividad dejando la embarcación a la deriva. 

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que cada franja costera tiene un carácter estacional, o sea que no en todos los sitios el calamar se comporta igual, pero para ello debemos saber que durante las horas nocturnas se agrupa y sube a una profundidad de unos 20 a 25 metros, mientras que de día prefiere agruparse junto a bancos de otros peces como la caballa o el jurel, que están a mas profundidad, siendo muy difícil su localización.
Con relación a la época más propicia, siempre se ha comentado que desde el principio del otoño hasta principios de la primavera es la época donde más abundantes son los bancos de este cefalópodo, aunque a veces y según de crudo haya sido el inverno se han sacado buenos ejemplares durante avanzada ya la primavera.  
CAÑAS:

Como ya se ha comentado anteriormente en un principio, se prescindían de cañas, principalmente por el sedal de bastante grosor (60 o 70 mm.), se enrollaba en paletinas y se pescaba con la mano directamente sobre el sedal. Pero con el tiempo, se empezaron a fabricar cañas especialmente diseñadas para la pesca de los calamares. Estas cañas son muy similares a las que se utilizan en otras modalidades de embarcación, pero sin embargo deberán tener otras características especiales propias de esta pesca.
Las cañas deberán ser de una longitud aproximada de entre 2.40 y 3.10 metros, dependiendo del gusto de cada cual; deberán ser blandas y ligeras, con un blank potente y parabólico, además de un puntero hibrido muy sensible para que mueva bien el aparejo, aparte de marcar bien la picada. Por otra parte, el talón no deberá ser muy largo, principalmente porque nos estorbara en la acción de recogida debido a la posición de esta acción, ya que por lo general el talón estará apoyado en nuestra axila.
Su composición puede variar según el fabricante y el precio, pero aquellas que están fabricadas en carbono de alto modulo (40 Tons), titanio y fibra de kevlar, siempre serán más recomendables que las simples de fibra de vidrio. Además las anillas siempre será mejor utilizar aquellas que contengan las fabricadas en SIC o SIT (silicio de carbono o titanio), y con al menos ocho o diez anillas en el blank. Por otro lado, se podrán utilizar telescópicas o de tramos, bien sean de dos o tres tramos, además deberemos utilizar las de acción parabólica progresiva, ya que se flexionan en toda su longitud y posibilitan el buen manejo de la presa, principalmente porque una vez estén en la superficie ofrecen una gran resistencia con embestidas y chorros de agua y tinta. Por ello, hay que cobrarlos rápidamente sin darles tiempo a que se suelten con alguna embestida. 

CARRETES:

Con relación al carrete, se pueden utilizar de varios tipos, los bobina fija y los multiplicadores; todo dependerá del gusto de cada pescador. Su tamaño será mediano y acorde con el peso de la caña, sin ser necesariamente de alta gama, ya que lo principal es que posea un buen freno, que deberá ser regulado con exactitud. Además deberá ser fiable en su recogida, así como estar fabricado con materiales anticorrosivos. Por otra parte, la capacidad de la bobina no deberá ser tampoco muy excesiva, ya que con 150 mtrs., de sedal del 25 o 28 mm., será suficiente para abarcar todo tipo de fondos. Su ratio tampoco será excesivo, principalmente porque conteniendo una recogida entre 4.7:1 o 5.2:1, será más que suficiente para obtener una buena recogida de la presa.
Por otra parte, el carrete siempre debe ir en consonancia con la caña, ya que si tenemos una caña ligera nunca deberemos elegir un carrete que sea muy pesado o grande, sino que elegiremos aquellos que mejor se adapten al tamaño de la caña.
SEDALES:

Con relación a los sedales que se deben utilizar, sobre todo para la línea madre, optaremos por aquellos que sean finos y resistentes. Hay pescadores que prefieren el sedal trenzado antes que el monofilamento, porque el primero carece de elasticidad y las picadas son más bruscas, mientras que el segundo es mas elástico y las picadas son más suaves. Pero antes de elegir deberemos saber las características de cada uno:
En primer lugar el sedal trenzado, como se ha dicho antes, carece de elasticidad, ya que está fabricado con varias fibras trenzadas entre si y recubierto de una resina especial resistente al agua y los rayos UV. Además su resistencia en los diámetros finos es mayor que en los monofilamentos. Pero por el contrario, su visibilidad en el agua es mucho mayor. Ahora en el otro lado de la balanza, están los monofilamentos que están fabricados con nylon copolímero siliconado mezclado con poliamidas, para evitar la fatídica memoria; aunque todo dependerá del porcentaje que lleve de este material cada hilo. Además existen  los monofilamentos de copolímero recubiertos de fluorcarbono, haciendo que con su transparencia sean casi invisibles dentro del agua y que por lo general son los que se utilizan para la confección de los terminales, mientras que los trenzados se utilizan generalmente para la línea madre. 

Por otro lado, el color del sedal para la línea madre no suele ser una ventaja o desventaja, ya que la mayoría de las veces pescaremos estos depredadores cerca del ocaso o al empezar el crepúsculo. Por tanto, los colores oscuros serán menos visibles para ellos. 


PLOMOS:

La plomada que se utiliza para esta modalidad, deberá ir en concordancia con la potencia de la caña, ya que nunca podremos una plomada superior a la que corresponda a cada caña. Se pueden utilizar cualquier tipo de plomo, desde los de lágrima, pera, bola, cónicos, hasta los de casting, pero por lo general se utilizan los de casting sin alambre o los de pera forrados. El peso varía de entre 0.70 gr hasta 120 gr., pero recubiertos con una pintura luminiscente o forrados con plástico de estas mismas características, para ser cargados de luz con una linterna de luz negra. Todo esto es debido a que el cefalópodo se siente atraído por la luz, haciendo que la curiosidad del animal sea la culpable de su desdicha, ya que al acercarse divisa el señuelo y primero lanza sus tentáculos más largos para tantear lo que él cree que es la presa y después la agarra con sus patas hasta que se lo lleva a la boca y es cuando se clava. Por otra parte, actualmente en las tiendas especializadas están apareciendo egins plomados y pintados con pintura fotoluminiscente para que hagan la función de plomo y así tener en un mismo aparejo tres señuelos. Aunque el inconveniente que tienen es que si se dejan caer al fondo es muy fácil su enroque.  
NUDOS:

Con relación a los nudos que se deben hacer en esta modalidad, hay que saber que no existe un nudo específico, sino que utilizaremos los que son más habituales de hacer en otras modalidades. Por ejemplo, el de palomar para atar los señuelos, el barrilete para los terminales, o una simple lazada para la unión entre el terminal y la línea madre.  

Nudo de barrilete:

·        En un tramo de línea haremos una simple lazada, lo suficientemente grande para que por su interior se pueda pasar de nuevo el cabo del sedal.
·        Una vez hecha la lazada, pasaremos al menos cinco veces el cabo del extremo por ella, hasta conseguir una lazada con múltiples vueltas.
·        Iremos estirando de los cabos para ir cerrando la lazada, para que finalmente mojemos el nudo con saliva y apretemos el nudo. 

Este nudo se suele utilizar en los terminales para hacer tope con los reclamos del chambel, pero nunca deberemos apretarlo al máximo, ya que con cada lanzada o recogida se irá apretando él solo, permitiendo que su durabilidad sea mayor.
Por otro lado, hay pescadores que prescinden de cualquier plomada, ya que utilizan los plomos que ya traen los propios egins o pajaritos.

En esta primera parte hemos abordado: las cañas, los carretes, los nudos, los sedales y los plomos. Por ello, te invito a que leas la segunda parte de este articulo donde veremos: La tecnica, las capturas, los terminales o bajos de linea, los señuelos, etc., pero sobre todo las costumbres y la morfologia de estos cefalopodos. 
Un saludo 

Aqui te dejo el video de una buena pesquera de calamares. Video sacado del YouTube, y emitido por el blog:  http://blog.elpezrosa.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario