JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

miércoles, 30 de septiembre de 2020

INICIACION AL SEA CASTING o CASTING SEMIPESADO (1ª parte)

       INICIACION AL SEA CASTING o 

            CASTING SEMIPESADO (1ªparte)

La pesca esta considerada como un deporte, pero mucha gente no lo ve como tal, principalmente porque lo considera una afición e incluso un hobby. De ahí, que existan pescadores que únicamente realizan este deporte de vez en cuando, teniendo todo el material en el coche o en el trastero sin prestarle la atención adecuada, principalmente porque no limpian el material y unas veces por pereza y otras por dejadez les da igual la forma en la que este guardado, porque cuando terminaron de pescar la ultima vez, simplemente plegaron las cañas y las volvieron a guardar en el maletero del coche y de ahi al trastero. 

Pues bien, este articulo lo quiero dirigir a ellos, que únicamente tienen como hobby este deporte y con estas letras indicarles e instruirles el mejor modo de realizar esta modalidad que para mi entender es la que posiblemente más utilicen.

Para empezar podemos decir que esta también se derivada del casting (lanzamiento), y se podría englobar entre las modalidades de surf- casting y rock - fishing pesado, principalmente porque esta manera de pescar se centra principalmente en una pesca mixta, o sea que se puede desarrollar bien en playas o bien zonas rocosas. También se podría decir que en las demás modalidades del casting la pesca es a fondo, o sea, se deposita el cebo en el fondo y deja que haga su función. Pero, si hemos decidido que el lance semipesado sea definido también como pesca a fondo, es porque al ser una pesca mixta, en todas sus facetas, también se deposita en cebo en el fondo y se espera a que el pez lo muerda.

¿Dónde y cuándo practicar esta modalidad? 

El pescador de esta modalidad, debe saber elegir el lugar idóneo para efectuarla, y según las condiciones del mar donde y cuando practicarla, así como las técnicas necesarias para realizarla correctamente. Por tanto debe conocer bien todas las referencias que le ofrece el mar en sus distintas formas, para elegir el lugar ideal para esa jornada de pesca, que puede desarrollarla en rocas, espigones, ensenadas, estuarios, y como no, en playas. Pero, teniendo en cuenta que para cada sitio debe ejecutar unas técnicas distintas a las de otros lugares, por ejemplo: si decide pescar en playa debe tener en cuenta que los lanzamientos serán más cortos que si utiliza los materiales de la modalidad de surf- casting; porque en primer lugar la caña no está diseñada expresamente para los lances largos, sino medianos. Por otro lado, el carrete tampoco está condicionado para albergar sedales muy finos, si no que los diámetros serán un poco mayores. Lo mismo que sucede si decide pescar en rocas, ya que no deberá intentar pescar peces muy grandes, porque los materiales, a veces, juegan un papel muy importante. De hecho se ha dado el caso, de rotura de cañas cuando se ha intentado pescar meros en las rocas, con materiales de lance semipesado.

 

        CAÑAS:

Para elegir bien una buena caña de lance semipesado, debemos en primer lugar saber que zona va a ser la más frecuentada y que especie, o mejor dicho, que especies habitan en dichas zonas, por ejemplo si la zona más frecuentada es la zona rocosa baja, escolleras, zonas portuarias, etc., debemos elegir una caña pensando en las posibles piezas que se nos puedan enganchar, tales como sargos, obladas, mújoles, etc. Conocido esto, debemos elegir cañas de tipo telescópico, ya que permitirá poder desplazarnos con rapidez, si no nos gusta el lugar, mientras que con las de tramos, tardaríamos mucho tiempo en desmontarlas. La longitud de la caña quedará siempre a elección del pescador, porque tienen que tener en cuenta que estas cañas deben ser utilizadas desde cualquier lugar de la costa. Por ello, la comprendidas entre  4, y 5 m, son las que se deben elegir. Con respecto a la acción debemos elegir cañas que posean acciones distintas, parabólicas, medias y en algunos casos hasta de puntera. La razón principal se basa en que nunca pescaremos en los mismos lugares, y por lo tanto, unas acciones serán buenas para un sitio y otras para otros, sin ir más lejos podemos poner como ejemplo, la utilización de cañas de acción intermedia en las zonas de roca. Esta utilización nunca será al cien por cien, ya que la mayoría de los lanzamientos serán medianamente cortos y a la caña no se le estará desarrollando todo su potencial. 

 

Pero sin embargo, si la utilizamos en playa, el desarrollo de su acción será el correcto sobre todo cuando intentemos los lanzamientos largos. En el caso de la potencia, debemos elegir aquellas que tengan una potencia media, entre los 80 y 200 gr., con punteras relativamente medianas en su grosor para las de mayor potencia y punteras más finas para las de menor potencia. Con relación al anillaje, como es lógico, las de rozamiento cero son las más idóneas, aunque muchas veces la mayoría de las cañas no las tengan de fábrica, o si las tienen se encarecen mucho su precio. Otros de los puntos a tener en cuenta es el material con que están fabricadas. Hoy en día el carbono está sustituyendo a pasos agigantados a la fibra de vidrio, pero también debemos saber que el propio carbono, aparte de ser un buen conductor de la electricidad, con el tiempo pierde elasticidad y sobre todo pierde la rigidez haciendo que las cañas se vuelvan demasiado blandas, perdiéndose, como es lógico, metros en el lanzamiento. Por otro lado, también debemos saber que la fibra de vidrio, sobre todo para las punteras ofrece unas prestaciones excepcionales, porque nos permite en todo momento detectar la picada de los peces, y aun siendo más robusta también es más elástica.

 En el amplio mercado encontramos todo tipo de cañas para esta modalidad; por ello, debemos elegir aquellas que están mejor diseñadas para esta particularidad. Por tanto una buena caña será la fabricada de forma telescópica con 4.5 m de longitud de cinco secciones con una buena conicidad en cada sección haciendo que los tramos encajen perfectamente sin dejar holgura entre ellos y menos aun, que dé la sensación de inestabilidad al moverla. De ahí que deberá estar especialmente indicada para el lanzado potente, gracias a su potencia y rigidez estructural, siendo parabólicas pero con una acentuada acción de punta, cosa que nos permitirá los lanzamientos a largas distancias para las playas, y robustez junto con potencia para las zonas rocosas. Deberemos elegir, sobre todo, con dos potencias entre 100 y 200 g, o bien si la queremos más suave con potencias entre 80 y 150 g., según la utilización que vayamos a darle, adaptándose inmejorablemente a cualquier escenario de pesca, bien sea desde playa o roca.      

        CARRETES:

Con respecto a los carretes de lance semipesado, debemos siempre elegir aquellos que se adapten al lugar donde vayamos a practicar esta modalidad y siempre en concordancia con la caña, principalmente porque tan malo es comprar un carrete demasiado grande como demasiado pequeño. Pero esto no significa que con un mismo carrete no podamos utilizarlo en varios sitios, por ello, debemos elegir un carrete que con cambiar la bobina simplemente pueda ser utilizado en distintas zonas. De ahí que debamos llevar al menos dos bobinas cargadas con distintos diámetros de sedal, para poder utilizar el fino en playa y el más grueso en zonas de rocas, escolleras, etc. Por lo tanto, deberemos elegir bobinas de tipo cónico para cargarlas con sedal fino y utilizarlas en playa y con una conicidad menos pronunciada para cuando sea utilizada en rocas. Con respecto a los materiales de fabricación estos también deberán elegirse livianos y anticorrosivos, como el aluminio, carbono e incluso de magnesio, aunque estos últimos se incrementan mucho en su precio. Con relación a la recuperación, lo recomendable es que tengan unos niveles notables, como por ejemplo 4.5:1, o bien 4.9:1, que significa que por cada vuelta de la manivela recoge 4.50 metros o bien 4.90 metros; además deben de poseer al menos tres cojinetes a bolas en su estructura, para que ese nivel de recuperación no se haga pesado en el momento de la recogida.     

SEDALES:

 Cuando decidimos pescar utilizando la modalidad del casting semipesado, debemos cargar el carrete con sedales medianos de entre 0.25 mm. y el 0.45 mm., de los cuales destinaremos los más finos a las playas y los gruesos a las zonas rocosas, puntas de las escolleras, etc. En esta modalidad debemos tener varios puntos muy claros: Elasticidad muy baja, sobre todo para poder transmitir mejor la picada de los peces. Mayor ligereza, porque al ser más ligero y tener menos peso el sedal saldrá mejor del carrete. Textura blanda junto a un nivel de memoria bajo, para que en su salida tengan menos estrías, que son las responsables de frenar al sedal cuando rozan en las anillas. 


     También utilizaremos monofilamentos que contengan grandes cantidades de teflón, coramida, poliamida, etc., en su fabricación, ya que al poseer alguno de estos elementos, se consigue que con un diámetro inferior, se obtenga una resistencia mayor. Los pescadores mas sibaritas prefieren utilizar sedales de fluorcarbono para la línea madre, ya que este les proporciona todas las características que se han enumerado antes, además de hacerse casi invisible en el agua. Aunque este tipo de sedal no suele ser generalmente el que se utiliza para línea madre, ya que su mantenimiento requiere bastante tiempo en limpiarlo después de cada jornada e incluso lubricarlo con vaselina liquida.

Por otra parte también hay que tener en cuenta, que debemos utilizar puentes, para poder lanzar con sedales finos. Estos puentes debemos confeccionarlos con sedales más gruesos, para que amortigüen la fuerza del plomo en su salida; por lo general se utilizan los diámetros comprendidos entre 0.45 y 0.60 mm., según sea el sedal utilizado, cuanto más fino sea el sedal utilizado menor será el grosor del puente, siempre y cuando estos puentes los fabriquemos nosotros mismos, ya que si los compramos deberemos cortar al menos varios metros del sedal del inicio para que case perfectamente con el grosor de la línea madre que llevamos en el carrete. Todo esto significa que si compramos puentes de surf casting habrá que quitar los primeros metros que serán muy finos del 0.20 mm., hasta conseguir en la conicidad del sedal un diámetro similar a nuestra línea que será un 0.28mm.por ejemplo.  


       
NUDOS:

            Para esta modalidad los nudos utilizados son los mismos que para las demás modalidades, en la que se requiera un lanzamiento medianamente fuerte. De ahí, que debamos hacer a la perfección cualquier nudo relacionado con amarre de líneas, mosquetones, anzuelos, etc. De hecho uno de los nudos más usados son: Palomar, Clich, Ligadura doble o nudo de sangre, etc. Aunque por su condición de usar sedales más gruesos uno de los nudos que más se utiliza es la Ligadura o Albright, y su confección es de la siguiente manera:

Nudo de ligadura o albright: Este nudo se suele utiliza para la unión de dos sedales de distinto calibre.

 - Al extremo del sedal más grueso, le haremos una lazada simple, pero sin llegar a cerrarla.

-  Después introduciremos el sedal fino a través del agujero de la lazada que habíamos hecho antes.

El extremo del sedal de menor calibre debe enrollarse al otro al menos diez veces de atrás hacia delante.

Volveremos a pasar el extremo del sedal fino por el agujero de la lazada del sedal grueso.

- He iremos enrollando el sedal fino a través de uno de los lados de la lazada, hasta como mínimo cinco veces.

- Mojaremos el nudo con saliva, tensaremos los extremos y recortaremos el sedal sobrante.    

Y para ir cerrando esta primera parte de este reportaje, aquí te dejo un video de la pesca en escollera en Cádiz, extraído del canal Youtube de un video de Toni Surfcasting Pesca y Naturaleza.  


lunes, 22 de junio de 2020

PESCA DESDE EMBARCACION: EL EGING (2ª PARTE)




 PESCA DESDE EMBARCACION: EL EGING (2ª PARTE)


En esta segunda parte de este articulo, abordaremos otras facetas de esta bonita modalidad como son: Los terminales o bajos de línea, las técnicas, los propios señuelos o egis, y como no, también sabremos la costumbres y habitos de nuestra presa que en este caso el calamar y la sepia. Para empezar, podríamos hacerlo aprendiendo como se hace un terminal o bajo de línea:

TERMINALES o BAJOS DE LINEA:

Para la confección de los terminales de esta modalidad podemos optar por pescar directamente o indirectamente. Si la opción es la primera, para ello deberemos, en el caso de utilizar sedales trenzados, añadir una parada de dos o tres brazadas de monofilamento de fluorcarbono y anudado al sedal trenzado, con la única intención de que los metros finales de la línea madre sea lo menos visibles. Una vez hecho esto únicamente bastará anudarle al final una grapa o un mosquetón pequeño para poder cambiar de señuelo o egis plomado lo más fácil y rápidamente posible.


Si por el contrario, hemos decidido pescar indirectamente, no será necesario añadirle ninguna parada de fluorcarbono, ya que este mismo sedal lo utilizaremos para confeccionar el terminal. Siendo los terminales muy similares a los chambeles “pater noster” que utilizamos en otras modalidades. Estos chambeles podremos hacerlos con reclamos o simplemente con nudos, utilizando el nudo “dropper loop”, para el enganche del señuelo. Si por el contrario decidimos hacerlo con reclamos, su confección será la siguiente: 

-     Tomaremos un sedal de fluorcarbono de 0.40 mm., con una longitud de unos 2 metros aproximadamente, le anudaremos un mosquetón en uno de sus extremos.
-   A una distancia de unos 15 centímetros del mosquetón haremos el reclamo de abajo. Para ello, simplemente haremos un nudo de barrilete, aunque se puede poner en vez de un nudo, un tope de silicona, nudo de hilo de coser, un tubito de cristal pegado con pegamento, una bola pegada igualmente, etc.
-  Tras esto, introduciremos una micro perla perforada y tras esta un mosquetón pequeño o una bola perforada con doble agujero, (según queramos dejar los señuelos separados o no). También se puede prescindir del mosquetón pequeño e introducir directamente la anilla del egin entre los dos nudos y las micro perlas, con el inconveniente de que no podremos cambiarlo si no funciona.
-       Seguidamente procederemos a cerrar el reclamo con lo mismo que en el punto anterior, o sea, nudo, tubo, tope, bola, etc.
-    Y por ultimo repetiremos esta misma operación a unos 15 ctm., del principio, consiguiendo hacer otro reclamo igual que el anterior.
-       Finalmente cerraremos el terminal, simplemente con una lazada, que irá enganchada al mosquetón de nuestra línea madre, mientras que el mosquetón del final será para enganchar la plomada.
Una vez terminado, solamente engancharemos el señuelo o egi a los mosquetones pequeños del terminal dejando finalizado el aparejo. Por otro lado, hay pescadores que prefieren que los egis estén más alejados del terminal y para ello colocan bolas perforadas en vez de mosquetones pequeños y a dichas bolas le introducen cametas de 10 ctm., aproxm., y estas a su vez anudadas a los señuelos. Al igual que también hay pescadores que prefieren que el señuelo se mueva mucho, de ahí que dejen una separación bastante importante entre los nudos tope de cada reclamo, para que los egis suban y bajen por la línea principal del terminal.


 
SEÑUELOS o EGIS:

Conocidos también como jibioneras, en primer lugar hay que decir que estos señuelos son invención japonesa, y que poco a poco se fueron introduciendo en occidente. Existen de varios tipos y formas, desde los plomados, ovalados, curvados, hasta los sencillos por su forma y color. Se podrían clasificar de dos tipos principales: plomados y sin plomar con o sin babero. Dentro de estas clases, tenemos señuelos fabricados en su apariencia con telas de detalles luminosos, con gran variedad de colores vibrantes que incluso cambian de color bajo el agua después de haber sido cargados con la luz negra, también se fabrican con grandes ojos, pero sobre todo con una barriga luminiscente. Su forma puede variar, ya que se fabrican curvados (con similitud a la forma de una gamba), redondos, ovalados y rectos, pero todos llevan al final del señuelo una o dos coronas de alfileres, según el modelo. Por otra parte, antes de proceder a calarlos en el fondo, deberemos cargarlos de luz, o sea si la mayoría poseen pintura o tela luminiscente deberemos cargarlos de luz con una linterna de luz negra, de forma que antes de entrar en el agua emitan luz. Por norma general, los señuelos plomados se suelen utilizar para la pesca directa, mientras que los sin plomar se utilizan para la confección de los chambeles de forma indirecta, mientras que los que poseen babero se suelen emplear en la pesca del calamar desde costa.























TECNICAS:

Al carecer de lanzamientos, ya que si estamos pescando en una barca, lanzaremos muy cerca o solamente dejaremos que el aparejo caiga al fondo, la técnica a seguir será la siguiente:

En primer lugar nos situaremos en el lado contrario a la dirección que la deriva lleva la embarcación. Seguidamente dejaremos caer el aparejo, pero con la condición  de estar muy atentos cuando toque fondo (que se determinará por la carencia de sacar sedal del carrete), una vez cerrado el carrete daremos una serie de tirones fuertes y seguidos para que el terminal suba de entre 3 y 9 metros. Una vez a esta altura comenzaremos a subir y bajar con movimientos suaves y constantes, dejando la caña quieta de vez en cuando. Una vez hayamos notado la picada o tirón, clavaremos instantáneamente con un cache rápido y veloz, para acto seguido, si notamos peso, recoger suavemente de forma constante y uniforme. Una vez en la superficie iremos acercado el cefalópodo a la embarcación y en la medida de su tamaño subirlo a bordo o meterlo en un salabar. En caso de no obtener presa alguna volveremos a repetir toda la operación.


CAPTURAS:

Antes de nada deberemos saber todo o casi todo de nuestro adversario. Si en este caso lo que pretendemos es pescar al escurridizo calamar; primero deberemos saber sus morfología, su librea y sobre todo sus costumbres. Existen varios tipos de cefalópodos de esta familia, como son: calamar, pota, chipirón y sepia.  

CEFALÓPODOS

Los cefalópodos en realidad no son peces, pero si pertenecen a la inmensa fauna que puebla los litorales marinos. Los pulpos, sepias y calamares son los moluscos que pertenecen a esta familia, la Cephalópoda, que significa “pies en la cabeza”. Dentro de esta familia existen varios géneros, pero de todos ellos solamente hay dos que pueden interesar al pescador deportivo. Estos géneros son: Coleidea y Octopus.

Coloidea:  Este género es el que engloba a los moluscos cefalópodos que tienen una concha interna, tales como la sepia (Sepia Officinalis) y el calamar común (Loligo Vulgaris), y la pota (Todarodes sagittatus).

En el caso de la sepia, hay que decir que este molusco se reproduce exactamente igual que el pulpo, aunque en distinto periodo de tiempo. Esta especie tiene capacidad cromática, o sea que puede cambiar de color según las circunstancias que se originen, desde su propio estado de ánimo hasta la peligrosidad que se pueda determinar. Este cefalópodo posee dos brazos más que el pulpo, concretamente diez provistos también de ventosas en sus lados internos. Estos brazos se denominan tentáculos orales por que nacen en la boca, siendo muy protráctiles con sus puntas engrosadas, utilizándolos para la captura de sus presas y para todo tipo de alimentación. Por otro lado, su cuerpo es ovalado presentando una librea que puede tener colores como el negro parduzco, listado o incluso el negro jaspeado, junto con manchas marrones o grises pero en un tono más parduzco, llegando incluso a poseer en vez de manchas, bandas transversales por encima del lomo teniendo el vientre más claro, casi blanco.

La sepia y el pulpo están considerados como dos de las especies de invertebrados más inteligentes que hay, ya que son capaces de aprender con el tacto y la vista, diferenciando las superficies lisas de las rugosas, pero sin embargo a pesar de su gran campo de visión no distinguen colores, tamaños, formas o pesos. 

Con respecto a los calamares, podemos decir que es otra especie que pertenece también a este mismo género. Existen muchas clases desde los gigantes hasta los árticos, pero para el pescador deportivo solamente es interesante el calamar común (Logilo Vulgaris), que es el más frecuente en nuestras costas. Al igual que la sepia, el calamar posee también diez brazos o tentáculos, siendo también dos de ellos más largos que el resto, teniendo las mismas características y funciones que los que tiene la sepia. La librea que presentan  los calamares, es normalmente de una tonalidad rosada clara, teniendo en el dorso un  moteado irregular rojizo pardo. Su cuerpo es en forma de torpedo con dos aletas laterales que van desde la mitad de su cuerpo hasta la punta. Como cefalópodos que son su locomoción es igual que los demás, o sea que emiten un chorro de agua a través de un órgano en forma de embudo. Esta forma de desplazarse hace que puedan hacer grandes migraciones para alimentarse o reproducirse. Su reproducción es igual a la del pulpo y la sepia, o sea que introduce uno de sus brazos en el interior de la hembra. Este brazo carece de ventosa, pero si contiene una sustancia pegajosa que es la que se encarga de sujetar el paquete de espermatozoides. Su alimentación es similar a las demás especies de esta misma familia, pero con la particularidad de que cuando atrapa a un pez pequeño, le arranca la cabeza y lo introduce verticalmente dentro de cuerpo, para más tarde devorarlo sin demora. También se alimenta de crustáceos, dándose incluso el caso del canibalismo. En su etapa de joven se le denomina chipirón.


Con respecto a la Pota, esta tiene la misma morfología que el calamar, de hecho incluso se llegan a confundir, pero sin embargo su anatomía cambia bastante, ya que posee dos branquias y un sistema circulatorio cerrado formado por un corazón sistémico y dos corazones branquiales. Su librea es muy similar a la del calamar, aunque esta presenta un color rosado claro con unas pequeñas manchas rojizas, azuladas y violáceas, para conseguir una mayor mimetización con el medio marino. Su zona habitual es el Mar Mediterráneo, Cantábrico y Océano Atlántico. Aunque también existe otro tipo de Potas que habitan otros mares como el Océano Pacifico.   

 Octopus: Este género es el que engloba a las distintas clases de pulpos (Octopus Vulgaris, Octopus Macropus, Octopus Defilippi, Octopus Salutti). Aunque dentro de este mismo género también existe el subgénero Eledone, que engloba a dos especies más (Eledone Aldrovandii, Eledone Moschata). Aun  habiendo diferencia entre unas y otras, por lo general casi todas tienen las mismas características. Como características principales podemos enumerar que todos tienen ocho brazos cargados con hileras de ventosas, cuyos brazos están alrededor de su boca y con los cuales atrapa su alimento. Poseen una piel delgada, rugosa y reticulada, segregada de una sustancia viscosa que es la que les permite el desplazamiento en el agua con suma facilidad. Con relación a las diferencias más notables, el octopus macropus y el defilippi se diferencian del vulgaris por sus brazos mucho más alargados y finos. Aparte de que el macropus posee una librea distinta a los demás, ya que tiene un color más rojizo con manchas blancas, mientras que el salutti posee una piel más suave y carente de retículas. Sin embargo el subgénero Eledone se diferencia del Octopus principalmente porque sus brazos solamente poseen una hilera de ventosas.

Con relación a la reproducción de estos animales es muy curiosa, porque aun siendo hermafroditas, o sea que en edad de crecimiento sus glándulas sexuales pueden decantarse por machos o hembras, pero nunca ambas cosas a la vez. Cuando consiguen la madurez sexual las hembras se reúnen en un cierto sitio para ser fecundadas por los machos. Estos entablan una feroz pelea para conseguir que sus genes pasen a sus descendientes a través de las hembras. De ahí que la cópula sea muy curiosa, ya que los machos desarrollan dos tentáculos modificados de tal forma que pueden albergar un paquete de espermatozoides que deberá ser introducido por una abertura sexual que poseen las hembras, llegando incluso a durar este acto hasta una hora. Horas después la hembra pondrá hasta 150.000 huevos que guardará celosamente hasta la eclosión de estos. Durante el tiempo que discurre entre la puesta y la eclosión, la hembra no tomará alimento alguno, cosa que derivará su muerte después de cumplir su misión.

Los pulpos tienen la habilidad de cambiar de color; esta capacidad cromática no solo tiene la función de pasar desapercibido ante los ojos de sus depredadores o sus víctimas, sino que representa diferentes estados de ánimo. Por otro lado, estos animales pueden desplazarse reptando por el fondo con ayuda de sus patas, pero en el caso de peligro inminente expulsan agua a través de un sifón que poseen en la base de la cabeza haciéndoles huir rápidamente, al tiempo que emiten una nube de tinta capaz de confundir el olfato y la vista de cualquier enemigo que estuviera acechándoles, y tras esta nube consiguen ocultarse.


CONCLUSIONES:           
Y para terminar este articulo debemos sacar la conclusión de que esta pesca es una de las mas divertidas que hay, ya que si damos con el banco de calamares disfrutaremos mucho con su captura. Por otra parte hay que tener en cuenta, que en algunos sitios su pesca está prohibida; por tanto si pescamos estos cefalópodos u otros de su misma familia estaremos quebrantando la ley.

SUERTE y BUENA PESCA 
 

Y como colofón a este articulo, aqui te dejo el video de "El rey de la rabas", extraido de la pagina Tokyvideo.com, donde se hace una buena pesca de calamares.