JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

jueves, 2 de abril de 2020

PESCA DESDE EMBARCACION: EL EGING (1ª parte)





Muchas son las modalidades de pesca que se pueden realizar desde una embarcación, lógicamente condicionadas por la estructura de dicha embarcación, ya que una barca pequeña nunca podrá realizar, por ejemplo, la pesca del atún gigante a grandes profundidades. Pero una de las modalidades que si se pueden realizar y que además es muy divertida, es la pesca del calamar, también conocida como la pesca a eging. Nombre que se le atribuye por que los señuelos con los que se pesca el calamar son los llamados “egis”, en sus dos versiones plomados y sin plomar.  
Para empezar este articulo hay que decir que esta modalidad de pesca se remonta a tiempos ancestrales, ya que desde siempre se ha buscado este cefalópodo gracias al sabor de sus carnes y a la facilidad de su captura. Antiguamente se utilizaba la técnica de la jabega, que se trataba de una línea de mano de gran diámetro enrollada en paletinas de corcho, donde al final se colocaba un plomo forrado con hilos de colores y  recubierto de una corona de anzuelos, este se lanzaba a media agua y se agitaba hasta enganchar algún calamar. Con la llegada de los nuevos tiempos, esta técnica se fue perdiendo y en su lugar aparecieron unos señuelos llamados pajaritos, confeccionados con formas de peces y crustáceos donde al final tienen una corona de alfileres muy similar a los antiguos plomos. Además la técnica ha cambiado en su forma, pero no en su ejecución, principalmente porque actualmente se utilizan cañas equipadas con buenos carretes, para evitar el enrolle del sedal en nuestros pies.  

 ¿Dónde y cuándo practicar esta modalidad?

Lógicamente la práctica se debe hacer desde embarcación, y para que se obtenga el más mínimo éxito debemos seguir una serie de pautas que vamos a explicar aquí:

-         La hora de salida deberá ser antes del amanecer, ya que cuando lleguemos al pesquero comenzara a amanecer.
-         Durante el viaje a nuestro pesquero, deberemos montar las cañas con sus respectivos señuelos, para una vez llegado comenzar rápidamente a pescar.
-         Antes de lanzar los aparejos al agua, deberemos cargarlos de luz fluorescente con ayuda de unas linternas especiales de luz negra (hay que recordar que los señuelos están provistos de pintura o tela luminiscente, o sea que absorben la luz)
-         Una vez situados en el pesquero comenzaremos la actividad dejando la embarcación a la deriva. 

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que cada franja costera tiene un carácter estacional, o sea que no en todos los sitios el calamar se comporta igual, pero para ello debemos saber que durante las horas nocturnas se agrupa y sube a una profundidad de unos 20 a 25 metros, mientras que de día prefiere agruparse junto a bancos de otros peces como la caballa o el jurel, que están a mas profundidad, siendo muy difícil su localización.
Con relación a la época más propicia, siempre se ha comentado que desde el principio del otoño hasta principios de la primavera es la época donde más abundantes son los bancos de este cefalópodo, aunque a veces y según de crudo haya sido el inverno se han sacado buenos ejemplares durante avanzada ya la primavera.  
CAÑAS:

Como ya se ha comentado anteriormente en un principio, se prescindían de cañas, principalmente por el sedal de bastante grosor (60 o 70 mm.), se enrollaba en paletinas y se pescaba con la mano directamente sobre el sedal. Pero con el tiempo, se empezaron a fabricar cañas especialmente diseñadas para la pesca de los calamares. Estas cañas son muy similares a las que se utilizan en otras modalidades de embarcación, pero sin embargo deberán tener otras características especiales propias de esta pesca.
Las cañas deberán ser de una longitud aproximada de entre 2.40 y 3.10 metros, dependiendo del gusto de cada cual; deberán ser blandas y ligeras, con un blank potente y parabólico, además de un puntero hibrido muy sensible para que mueva bien el aparejo, aparte de marcar bien la picada. Por otra parte, el talón no deberá ser muy largo, principalmente porque nos estorbara en la acción de recogida debido a la posición de esta acción, ya que por lo general el talón estará apoyado en nuestra axila.
Su composición puede variar según el fabricante y el precio, pero aquellas que están fabricadas en carbono de alto modulo (40 Tons), titanio y fibra de kevlar, siempre serán más recomendables que las simples de fibra de vidrio. Además las anillas siempre será mejor utilizar aquellas que contengan las fabricadas en SIC o SIT (silicio de carbono o titanio), y con al menos ocho o diez anillas en el blank. Por otro lado, se podrán utilizar telescópicas o de tramos, bien sean de dos o tres tramos, además deberemos utilizar las de acción parabólica progresiva, ya que se flexionan en toda su longitud y posibilitan el buen manejo de la presa, principalmente porque una vez estén en la superficie ofrecen una gran resistencia con embestidas y chorros de agua y tinta. Por ello, hay que cobrarlos rápidamente sin darles tiempo a que se suelten con alguna embestida. 

CARRETES:

Con relación al carrete, se pueden utilizar de varios tipos, los bobina fija y los multiplicadores; todo dependerá del gusto de cada pescador. Su tamaño será mediano y acorde con el peso de la caña, sin ser necesariamente de alta gama, ya que lo principal es que posea un buen freno, que deberá ser regulado con exactitud. Además deberá ser fiable en su recogida, así como estar fabricado con materiales anticorrosivos. Por otra parte, la capacidad de la bobina no deberá ser tampoco muy excesiva, ya que con 150 mtrs., de sedal del 25 o 28 mm., será suficiente para abarcar todo tipo de fondos. Su ratio tampoco será excesivo, principalmente porque conteniendo una recogida entre 4.7:1 o 5.2:1, será más que suficiente para obtener una buena recogida de la presa.
Por otra parte, el carrete siempre debe ir en consonancia con la caña, ya que si tenemos una caña ligera nunca deberemos elegir un carrete que sea muy pesado o grande, sino que elegiremos aquellos que mejor se adapten al tamaño de la caña.
SEDALES:

Con relación a los sedales que se deben utilizar, sobre todo para la línea madre, optaremos por aquellos que sean finos y resistentes. Hay pescadores que prefieren el sedal trenzado antes que el monofilamento, porque el primero carece de elasticidad y las picadas son más bruscas, mientras que el segundo es mas elástico y las picadas son más suaves. Pero antes de elegir deberemos saber las características de cada uno:
En primer lugar el sedal trenzado, como se ha dicho antes, carece de elasticidad, ya que está fabricado con varias fibras trenzadas entre si y recubierto de una resina especial resistente al agua y los rayos UV. Además su resistencia en los diámetros finos es mayor que en los monofilamentos. Pero por el contrario, su visibilidad en el agua es mucho mayor. Ahora en el otro lado de la balanza, están los monofilamentos que están fabricados con nylon copolímero siliconado mezclado con poliamidas, para evitar la fatídica memoria; aunque todo dependerá del porcentaje que lleve de este material cada hilo. Además existen  los monofilamentos de copolímero recubiertos de fluorcarbono, haciendo que con su transparencia sean casi invisibles dentro del agua y que por lo general son los que se utilizan para la confección de los terminales, mientras que los trenzados se utilizan generalmente para la línea madre. 

Por otro lado, el color del sedal para la línea madre no suele ser una ventaja o desventaja, ya que la mayoría de las veces pescaremos estos depredadores cerca del ocaso o al empezar el crepúsculo. Por tanto, los colores oscuros serán menos visibles para ellos. 


PLOMOS:

La plomada que se utiliza para esta modalidad, deberá ir en concordancia con la potencia de la caña, ya que nunca podremos una plomada superior a la que corresponda a cada caña. Se pueden utilizar cualquier tipo de plomo, desde los de lágrima, pera, bola, cónicos, hasta los de casting, pero por lo general se utilizan los de casting sin alambre o los de pera forrados. El peso varía de entre 0.70 gr hasta 120 gr., pero recubiertos con una pintura luminiscente o forrados con plástico de estas mismas características, para ser cargados de luz con una linterna de luz negra. Todo esto es debido a que el cefalópodo se siente atraído por la luz, haciendo que la curiosidad del animal sea la culpable de su desdicha, ya que al acercarse divisa el señuelo y primero lanza sus tentáculos más largos para tantear lo que él cree que es la presa y después la agarra con sus patas hasta que se lo lleva a la boca y es cuando se clava. Por otra parte, actualmente en las tiendas especializadas están apareciendo egins plomados y pintados con pintura fotoluminiscente para que hagan la función de plomo y así tener en un mismo aparejo tres señuelos. Aunque el inconveniente que tienen es que si se dejan caer al fondo es muy fácil su enroque.  
NUDOS:

Con relación a los nudos que se deben hacer en esta modalidad, hay que saber que no existe un nudo específico, sino que utilizaremos los que son más habituales de hacer en otras modalidades. Por ejemplo, el de palomar para atar los señuelos, el barrilete para los terminales, o una simple lazada para la unión entre el terminal y la línea madre.  

Nudo de barrilete:

·        En un tramo de línea haremos una simple lazada, lo suficientemente grande para que por su interior se pueda pasar de nuevo el cabo del sedal.
·        Una vez hecha la lazada, pasaremos al menos cinco veces el cabo del extremo por ella, hasta conseguir una lazada con múltiples vueltas.
·        Iremos estirando de los cabos para ir cerrando la lazada, para que finalmente mojemos el nudo con saliva y apretemos el nudo. 

Este nudo se suele utilizar en los terminales para hacer tope con los reclamos del chambel, pero nunca deberemos apretarlo al máximo, ya que con cada lanzada o recogida se irá apretando él solo, permitiendo que su durabilidad sea mayor.
Por otro lado, hay pescadores que prescinden de cualquier plomada, ya que utilizan los plomos que ya traen los propios egins o pajaritos.

En esta primera parte hemos abordado: las cañas, los carretes, los nudos, los sedales y los plomos. Por ello, te invito a que leas la segunda parte de este articulo donde veremos: La tecnica, las capturas, los terminales o bajos de linea, los señuelos, etc., pero sobre todo las costumbres y la morfologia de estos cefalopodos. 
Un saludo 

Aqui te dejo el video de una buena pesquera de calamares. Video sacado del YouTube, y emitido por el blog:  http://blog.elpezrosa.com


viernes, 11 de octubre de 2019

INICIACION A LA PESCA A LATIGO O MOSCA EN EL MAR (3ª parte)




 INICIACION A LA PESCA A LATIGO O MOSCA EN EL MAR 
                                       3ªParte

En esta tercera y ultima parte de este articulo abordaremos lo que resta por explicar de esta modalidad, como son los bajos de línea o terminales, cebos, lanzamientos, capturas y sobre todo el equipamiento. Para empezar podemos hacerlo con:

BAJO DE LÍNEA o TERMINAL:

         El bajo de línea es un sedal que une la cola de rata al artificial. Este tramo ha de ser siempre de sedal de nylon. Todo bajo de línea tiene que tener suficiente elasticidad y suavidad para colocarse encima del agua suavemente y sin enredos, de ahí que por lo general se utilice sedales decrecientes, bien sean confeccionados por nosotros o bien comprados en la tienda. El bajo de línea puede ser varias longitudes, todo dependerá de las necesidades, las circunstancias y el pez que se pretenda pescar, porque no es lo mismo pescar anjovas en mar abierto que lisas y mújoles en un puerto. En el caso de intentar pescar mújoles en los puertos, el bajo de línea debe ser decreciente y de al menos 3 metros de longitud, con un grosor del 0.14 mm en la punta y creciendo progresivamente. En el caso de la lubina en las rompientes, el bajo de línea debe ser de una longitud un poco mas corta de 2.5 mts., y no necesariamente debe ser decreciente, si no que puede ser uniforme en su totalidad, no siendo en su punta inferior a 0.25 mm. Para el caso de la anjova en mar abierto, deberemos usar una bajo de una longitud comprendida entre los 3 y 5 mts., y de un diámetro no inferior al 0.30 mm, pero con la particularidad de utilizar terminales de sedal de acero. Para la pesca en superficie y buscando principalmente mújoles y lisas, existe el terminal en tándem que, a veces, es muy eficaz. Al igual que también existe el terminal de palmera, pero menos usado por su alto nivel de enredos. 
CEBOS:


Cuando hablamos de cebos en esta modalidad, nos referimos claramente a los cebos artificiales, ya que los naturales apenas se utilizan, principalmente porque se desprenderían del anzuelo en la acción de volar el sedal. En el momento que hablamos de la modalidad de pesca a látigo o mosca, rápidamente nos invade la mente de las distintas moscas que se confeccionan para esta modalidad. Pero hay que decir que no solamente son las moscas artificiales las que se utilizan, sino incluso artificiales como los streamer, migas de pan, plumillas, poppers, etc. En el amplio mercado de accesorios para la pesca, existen muchas clases de moscas artificiales, aunque casi todas están enfocadas a la pesca en agua dulce, de ahí que muchos pescadores nos confeccionemos nuestras propias moscas para la pesca en el mar. 


Para empezar podríamos explicar: Que es y cómo se confecciona, cada uno de los cebos que hemos nombrado anteriormente:

Mosca artificial: En primer lugar debemos saber que las moscas artificiales son cebos que simulan a los distintos animalillos que pueden habitar en la superficie del mar, incluso simular a los camarones, gambas, pulgas, pequeños peces, etc.
Para confeccionar una mosca debemos usar anzuelos de ojal torcido hacia el interior, de forma que cuando la mosca esté fabricada podamos anudar el sedal fácilmente. Una vez sabido esto, debemos sujetar el anzuelo por el cuello con un torniquete de mesa. Empezaremos a atar el hilo por detrás del ojal. Para poder darle cuerpo a la mosca debemos enrollar un poco de hilo en la pata y en el caso de confeccionar una mosca ahogada pondremos también un poco de hilo de alambre, de forma que se vayan recubriendo ambos hilos hasta llegar al cuello y volver de nuevo al ojal.  Una vez que tenemos el cuerpo de la mosca confeccionado, pasaremos a anudar las distintas plumas, mechones, pelos, etc., pero siempre en colores muy llamativos. Para anudarlos al anzuelo, debemos ir colocando la punta de las plumas, mechón, pelo, o lo que hayamos elegido, en la argolla del anzuelo y con el hilo comenzar a anudar como anteriormente hemos hecho, hasta llegar al cuello. Después colocaremos un trozo de cuerda de mylar, en la parte delantera del anzuelo de forma que parezca una cabeza plateada, y para ello, existe el truco de colocar ojos artificiales pegados a la cuerda, dando la impresión de ser un animalillo. Hay pescadores que para terminar la mosca utilizan una laca muy fina para evitar que se deshilache, pero esto muchas veces provoca que no se vea tan natural. Y ya solo nos restará darle vida sobre las olas.



Streamer: Los streamer son muy similares a las moscas de agua salada, aunque eso sí algo más grandes. Al igual que también tienen la diferencia clara de tener la cabeza plomada y una cola más abundante de plumas, mechones, pelos, etc. Su fabricación podemos hacerla muy similar a la confección de las moscas, pero teniendo en cuenta que debemos colocarles una cabeza plomada de muy poco peso, bien sea con un jig o con un casquillo metálico. 

Migas de pan: Tal vez, estos artificiales sean unos de los más fáciles de confeccionar, porque simplemente hay que anudar a la pata del anzuelo trozos de esponja o goma espuma, de forma que se asemejen a migas de pan. Más eficaz que la goma espuma, es la pluma de avestruz, que anudada sin regla alguna produce una sensación más lograda de miga de pan.



Plumillas: Si los artificiales de miga de pan son fáciles de confeccionar, los artificiales de plumilla lo son aún más, ya que al mismo tiempo que empatillamos un anzuelo debemos colocar en medio del empatillado la canilla de la pluma, de forma que cubra al anzuelo por completo. Aunque también podemos optar por anularlas a un anzuelo de tipo jig, o sea anzuelos de cabeza plomada, e incluso con ojos.



Poppers: Los poppers son artificiales que por lo general suelen tener cabeza plomada o no, todo dependerá del gusto del pescador. Están confeccionados de forma que al entrar en contacto con el agua y ser recogidos emiten un sonido muy característico. Su confección es muy sencilla ya que únicamente debemos fabricar o comprar las cabezas y después de pasarles el anzuelo por el interior, colocarles detrás muchas tiras en colores llamativos. 

Por ello, es muy importante que las moscas que utilicemos sean modelos sencillos, una buena colección de moscas, streamer, migas de pan o alguno que otro popper pequeño, pueden cubrir fácilmente nuestras necesidades de cebos para el mar. Si nos encontramos con fuertes corrientes marinas y mar muy agitada, deberemos usar moscas artificiales mas grandes y llamativas, mientras que si nos encontramos con un mar en calma chicha, deberemos utilizar moscas mas pequeñas y con una similitud muy parecida al alimento que se puede encontrar en la zona de pesca que estamos efectuando esta modalidad, debido generalmente a que las aguas estarán muy transparentes y el engaño se puede divisar bien. Por esto, a veces es conveniente utilizar moscas ligeras incluso con ojos pintados y sobre todo con materiales reflectantes.



LANZAMIENTOS:



¿Quién no ha visto alguna vez un lanzamiento de mosca?. Tal vez los neófitos en el tema de pesca a látigo no se hayan parado nunca a observar como se realiza un lance en esta modalidad, pero aunque haya sido de pasada, seguro que en televisión, videos, o revistas, etc., han visto como los pescadores de látigo han hecho volar por encima de sus cabezas las moscas artificiales. 

En este apartado explicaremos como se debe realizar un lanzamiento de estas características, pero siempre debemos tener presente que la teoría es relativamente fácil, y que aquí lo difícil es ejecutarlo con éxito, cosa que se consigue con mucha práctica. Ten en cuenta amigo lector, que toda técnica tiene un principio, que hasta el mas experto pescador de mosca ha tenido que empezar y por lo tanto, ha debido pasar lo suyo hasta conseguir ser un experto; por ello nuestro sentido del ridículo debemos dejarlo aparcado junto al coche. 
         En primer lugar debemos saber, antes de nada, que existen varias formas de lanzado: vertical, lateral, horizontal y rodado. Pero para realizar cualquier lance debemos primero dejar fuera de la caña al menos un metro de cola de rata con su correspondiente bajo de línea. Una vez hecho esto, sacaremos también cinco o seis metros de cola de rata por la parte de atrás, o sea debemos sacarla por el tramo que va desde la ultima anilla de la caña hasta el carrete, y dejarlo descansar en el suelo junto a nosotros.



-  Para proceder al lance debemos sujetar la caña con la mano derecha colocando el dedo pulgar por encima del puño como si se tratara de un punto de mira, de hecho muchos pescadores toman como referencia dicho dedo para lanzar a un lugar u otro. Dejaremos extendida la línea sobre la superficie del agua y con la caña baja, si tomamos como referencia las agujas del reloj, dejaremos la caña a las 10. aprox.

-   Una vez hecho el primer punto, pasemos a realizar el vuelo de la mosca, para ello debemos sujetar la cola de rata que tenemos en el suelo con la mano izquierda de forma que no se escape por las anillas de la caña en el momento de la alzada, para que conforme se vaya estirando el lance podamos dar salida al sedal controladamente. Al tiempo que hacemos esta operación debemos colocar la caña en una posición un poco mas elevada (10.30 aprox.).

-  Después daremos un pequeño tirón de la caña hacia atrás hasta llegar a las 1 aprox., donde haremos la primera parada. Y seguidamente mover la punta de la caña hacia delante y hacia atrás, haciendo lo que se llama falsos lances, pero con la condición de en todo momento el codo del nuestro brazo derecho debe estar cerca del cuerpo, mientras que la mano debe quedarse un poco separada de él, porque solamente se ha de mover la muñeca.
   Conforme la línea vaya tirando del sedal, debemos despegar el brazo del cuerpo, o sea ir levantando el codo conforme se va estirando el sedal por encima de nuestra cabeza. Hay que tener en cuenta que para que podamos lanzar hacia delante primero se debe extender toda la línea a nuestra espalda, por ello, la posición del brazo debe seguir unas pautas determinadas.

-  En primer lugar tendremos el brazo en la posición de las 11, después subiremos hasta las 1 haciendo una parada, y en esta posición debemos inclinar la muñeca hacia atrás para que la caña se arquee y empiece a sacar sedal.

-  En el momento en que veamos que el sedal tira de la caña hacia atrás, debemos colocar de nuevo el brazo en las 11, y hacer una parada leve hasta que de nuevo notemos que el sedal se extiende delante nuestro en su totalidad. Acto seguido volveremos a realizar toda la operación anterior, hasta que veamos que ha salido todo el sedal que necesitamos para llegar al sitio donde queremos depositar la mosca.

-  Una vez hecho todo esto, procederemos al lanzamiento, para ello, cuando volvamos con el brazo de atrás a delante, no nos pararemos en las 11, sino que bajaremos hasta las 9.00, al tiempo que soltamos el sedal de la mano izquierda y seguimos con la caña la trayectoria de la cola de rata a medida que se deposita extendida suavemente sobre la superficie del mar.  

   Para conseguir dominar el lance en esta bella modalidad, hay que entrenar con frecuencia, dejando a un lado todo lo que la gente que nos vea pueda pensar. Un buen entrenamiento hace una buena técnica.

CAPTURAS:           


Con relación a las capturas que podemos obtener con esta modalidad, todo dependerá del lugar y del tipo de cebo que presentemos, por lo general, quienes practicamos esta modalidad solemos hacerlo en sitios resguardados de la brisa marina, tales como el interior de los puertos, pequeñas ensenadas, pequeñas calas resguardadas por paredes rocosas, etc. Y practicándola también en cualquier lugar de la costa, desde ensenadas hasta bahías, siempre y cuando no exista ni brisa, ni viento y como no, espacio suficiente detrás para hacer volar la cola de rata, sin que pueda tocar en algún lugar y nos descentre el lanzado. 

Si esta modalidad la practicamos en zonas donde posiblemente podamos obtener capturas de mújoles, lisas, salpas, e incluso obladas, debemos colocar un cebo de mosca similar a las migas de pan, pero con la condición de cebar primero la zona con varios trozos de este alimento, porque esta modalidad se suele realizar a pez visto, o sea primero visualizaremos la posición de los peces y después lanzaremos nuestra mosca a dicho lugar. Teniendo en cuenta, que en el momento en que el pez la tome en la boca debemos dar un tirón de la caña hacia atrás (cachete), ya que si no lo hacemos el pez escupirá el cebo rápidamente. En el caso de que no funcione la pesca con artificiales similares a las migas de pan, podemos optar por utilizar pequeños poppers, streamer, plumillas, etc. y lanzados por delante del banco e intentar que trabajen cuando pasen por delante de ellos, para de esta forma despertar el instinto depredador de los peces.

Por otra parte, también podemos optar por intentar capturar peces de mayor envergadura, pero para ello debemos practicarla en zonas distintas a las anteriores; zonas donde los peces depredadores tienen su zona de caza, como pueden ser los bajíos de agua, las desembocaduras de los ríos. Lubinas, anjovas, serviolas, palometones son los que más frecuentan estas zonas. Pero, si la practicamos desde embarcación debemos fijarnos donde existan bandos de gaviotas comiendo, ya que estas estarán comiendo de algún gran banco de peces pasto. Por lo tanto será una señal evidente de que los depredadores están en las inmediaciones.





EQUIPAMIENTO:


En cualquier modalidad de pesca se necesita un buen equipamiento, desde el surf- casting hasta la pesca desde embarcación debemos protegernos de los agentes atmosféricos, tales como sol, lluvia, frió, calor, etc. Pero en el caso de la pesca a látigo o mosca en el mar, también debemos llevar varios accesorios que serán muy importantes para obtener un buen éxito. Por ejemplo, un vadeador sobre todo en invierno será fundamental, ya que con el podremos introducirnos en el agua sin riesgo de mojarnos. Los de neopreno son los mejores. Un chaleco corto también puede ser un buen aliado, ya que en él podremos guardar todo tipo de accesorios que pueden ser imprescindibles en un momento dado, desde unos alicates, hasta un corta hilos y todos al alcance de la mano. Hay pescadores que no consideran un elemento primordial las gafas polarizadas, pero deben saber que si esta pesca se caracteriza en pescar a pez visto, estas gafas permitirán eliminar los reflejos de la superficie del agua facilitando la visión del fondo. Una caja pequeña también será imprescindible, ya que en ella guardaremos los distintos tipos de moscas, streamer, popper, etc., y que deberemos llevarla siempre metida en el chaleco. Y por ultimo una pequeña sacadora también puede sernos muy útil, porque con ella podremos recoger con facilidad cualquier captura, para desanzuelarla. 
Y con esta tercera parte de este articulo, damos por finalizada las explicaciones de la pesca a mosca o latigo  en el mar. Solo espero que alguna de estas explicaciones te haya servido de referencia, y de esta forma sentirme satisfecho de lo que escribo. Por tanto….
BUENA SUERTE y BUENA PESCA  

Y extraido del canal YouTube, aqui os dejo el video de la pesca de la lisa a mosca. Un video producido por 
Lured Fishing.