JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

miércoles, 4 de noviembre de 2009

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (2ª parte)

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (2ª parte)
CONOCE A TUS ADVERSARIOS....LOS PECES

Como ya dijimos en la actualizacion anterior, estos dos articulos están dedicados a los sentidos de los peces. Como los desarrollan, principales funciones, como reaccionan ante el peligro, etc. Hoy continuamos con otros sentidos como son:


OÍDO

Si en tierra, o mejor dicho si en el medio en que conocemos como atmósfera, la velocidad de los sonidos es de 330 a 340 m/s, en el medio marino esta velocidad es mucho mayor, de 1400 a 1500 m/s. Es evidente entonces que el sonido se propaga a mayor velocidad en el agua que en cualquier otro medio. Los peces, por lo general no tienen buen oído, y esto no es porque carezcan de pabellones auditivos como los mamíferos, si no porque la composición del oído de un pez aunque sea muy similar a la del oído humano, carece de tímpanos, ya que solamente tienen un laberinto muy parecido al caracol nuestro, donde al igual que en los humanos se encuentra el sentido del equilibrio, siendo este órgano el que manda la información directamente al cerebro del pez. Los peces también poseen otro oído, que es el llamado oído interno, situado junto a la vejiga natatoria. Cuando se percibe un ruido bajo el agua, las ondas sonoras de este son recogidas por la vejiga haciéndola vibrar. Estas vibraciones mueven unos huesecillos que automáticamente mandan la información al oído, recogiendo esta información y mandándola al cerebro para que sea interpretada correctamente.

TACTO

Es lógico pensar que si los peces carecen de extremidades, sean otros órganos los encargados de recoger la información necesaria desarrollada con el sentido del tacto. De ahí que hayan tenido que desarrollar los labios, espinas, e incluso a través de apéndices muy finos a modo de barbillas. Por ello, la mayoría de los peces escarban en los fondos con la boca, o con las barbillas, ya que están palpando el posible rastro de alguna lombriz o cualquier otro alimento. Un claro ejemplo, seria el salmonete que posee debajo de su boca unos barbillones que encoge y estira a su antojo, con el único fin de tocar el fondo y descubrir el alimento. Algunas especies como el verrugato, han ido perdiendo estas barbillas quedándose una pequeña protuberancia a modo de verruga. Al igual que especies como el cabracho posean en las espinas de la cabeza el sentido del tacto.


GUSTO

Como se viene comentando en este capitulo, los peces no tienen los sentidos muy desarrollados, pero en la medida de sus posibilidades sí poseen un desarrollo suficiente para las necesidades que tienen en el medio en que viven. Es muy probable que el sentido del gusto, esté directamente relacionado con otros sentidos, pero sin embargo no tiene relación directa con el sentido del olfato, como sucede en los mamíferos.
Las células gustativas de los peces, están incluidas dentro de las pupilas gustativas que se encuentran en la membrana mucosa que cubre el paladar, aunque en algunas especies estas pupilas se encuentren también en la faringe, en las barbillas, en la parte exterior de la cabeza, e incluso en las aletas. De ahí que muchos peces ataquen a sus presas antes de haberlas probado, o por el contrario algunas especies mordisquen a la presa antes de tragarla. Teniendo esta información, hace pensar que la lubina y la dorada, no arrastren el cebo antes de comer por desconfianza, si no que estén probándolo antes de tragarlo. Aunque personalmente considero válidas las dos opciones, que lo arrastren para probarlo pero al mismo tiempo, con mucho recelo.


LÍNEA LATERAL

La línea lateral de los peces, es un sexto sentido que les permite desarrollar un sentido muy distinto a todos los vistos hasta el momento. Esta línea es capaz de interpretar los impulsos eléctricos, la temperatura del agua, las vibraciones acústicas, y lo más importante su propio eco.
Esta línea esta situada a lo largo del cuerpo del pez y por lo general a ambos flancos, siendo de varias formas: recta, curvada, doble, etc. Su longitud puede variar según la especie, porque puede ir desde los radios blandos de la cola hasta la cabeza. Lugar este ultimo donde se ramifica en tres, pasando la primera ramificación por encima de los ojos y terminando en la boca, la segunda pasa por debajo de los ojos y también termina en el mismo lugar, mientras que la tercera, aun pasando también por debajo de los ojos no termina en la boca sino que se extiende por toda la mandíbula.
La línea lateral está compuesta por unas vejigas abiertas en la piel y cubiertas de mucosidad, y donde se encuentras unos pequeñísimos bastoncillos llamados “cúpulas”. El movimiento de estas cúpulas es recogido por el nervio lateral y este a su vez se encarga de mandar la información oportuna al cerebro. De esta forma un pez puede tener información de todo lo que le rodea, desde objetos inanimados hasta la presencia de otros peces. De ahí que los peces que acostumbran a ir en cardúmenes sepan en todo momento hacia donde dirigirse cuando hay un movimiento brusco del banco. Por otra parte, cuando los demás sentidos disminuyen sus funciones, por la ausencia de luz, por la enturbieza del agua debido al arrastre de arena, y en otras circunstancias originadas por el mal tiempo, sepan reconocer a una posible pieza o escapen a cualquier depredador. De ahí que este órgano este considerado como el sonar de los peces.
En el Palometon se aprecia claramente la linea lateral

No hay comentarios:

Publicar un comentario