JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

lunes, 22 de mayo de 2017

INICIACION AL SURF CASTING o LANCE PESADO


INICIACION AL SURF- CASTING o LANCE PESADO (1ª PARTE)

Con la llegada del verano, todo veraneante que se precie tiende a pasar las horas de ocio con cualquier actividad. Unos utilizan la bicicleta, otro practican el senderismo, otro el alpinismo, etc., pero si estas cerca del mar, la pesca es una de las alternativas mas comunes durante el periodo estival. Es aquí cuando se presentan los primeros problemas para el pescador neófito, surgen también las primeras preguntas. Que caña me compro? Que carrete debo poner a la caña? Cuanto dinero me voy a gastar?. Al igual que también se presenta la decisión de pescar en playa o en roca. Todo esto son pequeños hándicaps que deberemos superar fácilmente, si antes hemos leído un articulo como este.
Por lo general, cuando uno intenta iniciarse el mundo de la pesca, lo primero que hace es visitar una tienda de pesca y dejarse llevar por los consejos, que sabiamente le explica el dependiente, que casi siempre son muy correctos, principalmente porque le aconseja que caña comprar, que carrete, que sedal, que anzuelos, y sobre todo que cebo utilizar. Pero una de la preguntas fundamentales que le hará dicho dependiente será el lugar donde va a iniciarse; otra pregunta que difícilmente sabrá responder el pescador neófito, ya que desconoce cual será mejor para él. Si finalmente se ha decantado por la playa, tiene que saber que esta modalidad es la que llamamos pesca a surf casting, palabras sacadas del ingles (surf= ola, casting= lanzamiento). Esto significa lanzar nuestros cebos con ayuda de las cañas, por detrás de las olas o los rompientes de ellas, pero en las condiciones en que la playa lo requiera. Por ejemplo, si nos encontramos en una playa poco profunda; observaremos que las olas empiezan a encresparse y romper lejos de la orilla, debido principalmente a la poca profundidad de dicha playa, ya que una ola empieza a romperse en el momento que la profundidad del fondo es igual a la altura de ella. Todo esto evidenciará que los lanzamientos debemos hacerlos muy fuertes para conseguir alcanzar el escaño o depósito de comida que se origina en dicha playa, debido a que se creará más lejos del punto de rotura de las olas.


Dos playas claramente diferenciadas: arriba poco profunda. abajo mas profunda



El pescador de esta modalidad debe buscar en todo momento el sitio donde posiblemente se reúnen todas las especies existentes en ese lugar. Este punto denominado escaño o depósito, se origina cuando se cruzan las dos corrientes principales de las playas: corriente ascendente y corriente descendente o resaca; que a su vez originan el nacimiento de una ola. El cruce de estas dos corrientes produce un escaño rico en fertilidad orgánica y reunión de casi todos los peces de esa playa, debido lógicamente al movimiento del fondo, al movimiento de los sedimentos marinos y como no, al movimiento de pequeños crustáceos, anélidos y otras forma de vida que son el sustento de muchas especies. Por ello, el pescador de surf- casting, tiene la condición de saber en todo momento el sitio donde va a lanzar sus cañas, para ello debe ser una persona muy observadora. La modalidad de lanzado fuerte o surf- casting, está condicionada a unas determinadas circunstancias que se producen en las playas. Estas circunstancias son el movimiento de las olas, el movimiento de las corrientes marinas, el estado atmosférico, movimiento del fondo, etc.

Las condiciones atmosféricas no son siempre favorables para practicar esta modalidad, si no que a veces nos encontramos con el mar muy embravecido a consecuencia de los fuertes vientos y mal tiempo, incluso en los meses estivales. Estos vientos originan fuertes olas, denominadas marejada o fuerte marejada. Pero, aun así decidimos lanzar nuestras cañas en busca de algún pez, pero para poder realizar una pesquera en condiciones debemos tener varios puntos en cuenta. Estos puntos son:

• Utilizar sedales típicos de la modalidad de sea casting o casting semipesado, o sea de 0.30 mm a 0.40 mm.
• Utilizar plomos que la corriente impida desplazarlos, en su defecto utilizar plomos de pesos superiores a los 150 g, lanzar siempre por detrás de las crestas de las olas.
• Si hay arrastre de arena utilizar terminales que no depositen el cebo en el fondo, si no que pesquen a medía agua.
• Si observamos que la corriente desplaza nuestros terminales la derecha, a la hora de lanzar cargaremos dichos lances siempre a la izquierda o viceversa, para que el terminal una vez sea arrastrado se pueda quedar recto con relación a nuestro puesto de pesca.


Una vez conocido esto el pescador de surf- casting, debe saber reconocer a simple vista las distintas señales que produce el mar en ese lugar. Porque por ejemplo, cuando la playa donde nos encontramos no tiene la circunstancia de que las olas rompan desde muy lejos, sino que empiezan a romper casi en la orilla, debido a su mayor profundidad; debemos optar por descubrir donde está ese escaño o depósito. Para ello podemos lanzar un plomo de pirámide o cónico, solamente anudado a la línea principal de nuestra caña y recoger despacio, sin dar tirones. Cuando se advierte un pequeño tembleque en la puntera de la caña, determinará que el fondo es cerrado y no existe tal depósito. Pero sí por el contrario, advertimos que el plomo ha sido retenido, como si estuviera enrocado o como si tropezara en un escalón, advertiremos que esa retención ha sido producida por el escaño o depósito orgánico que tanto estamos buscando. Una vez encontrado, no podemos perderlo porque si ese es el punto de reunión de los peces, deberemos conservarlo el mayor tiempo posible. Para evitar perderlo, existe un truco muy eficaz y a la vez muy sencillo, porque solamente colocaremos un trozo de papel sobre las vueltas de sedal en el carrete antes de recoger, de esta forma cada vez que lancemos intentaremos dejar nuestro cebo precisamente en la marca del papel.


¿Dónde y cuando practicar esta modalidad?

La modalidad de lance pesado o surf- casting, muchas veces esta condicionada a las distintas fases que produce la marea. Estas fases son dos: marea alta y marea baja, y entre medio está, el flujo cuando está subiendo y el reflujo cuando está bajando.
De todos es sabido que las mareas las produce el poder de atracción que tiene la luna con respecto a la tierra. Esta circunstancia no es nueva, sino que lleva desde el principio de los tiempos haciéndose, de ahí que los peces lleven en sus genes los distintos movimientos que producen las mareas, de hecho si no fuera así, algunos peces de costa podrían quedarse varados en las orillas. Pero está claro que ésta circunstancia no se produce en todos los sitios por igual; si no que hay sitios donde las mareas influyen más que en otros, un ejemplo claro serían las mareas del mar Mediterráneo, mareas que incluso muchas veces ni se aprecian.
¿Qué sucede cuando esto se traslada al surf- casting?. Si la marea no actúa en todos los sitios por igual, y por lo tanto, el escaño puede variar según suba o baje la marea, deberemos cada cierto tiempo, modificar los lanzamientos y buscar indistintamente sobre el lecho marino, el lugar de reunión de los peces existentes en el lugar.
Sabiendo de antemano esta circunstancia el pescador de esta modalidad puede practicarla durante todo el año, pero siempre deberá informarse del estado de las mareas en la zona donde va a realizar dicha pesquera, y de esta forma podrá modificar con mas exactitud los lugares de lanzamiento de sus cañas.
Por otra parte, uno de los principales problemas a los que se enfrenta el pescador neófito, es saber elegir el momento para lanzar sus cañas. Por ello, deberemos saber cuando empezar y cuando terminar. Esta claro que a las horas centrales del día en verano es imposible pescar en una playa, principalmente por los bañistas y también por el calor, además en muchos sitios y según el reglamento de la pesca, las cañas no se pueden lanzar a menos de 100 metros de cualquier bañista, por lo tanto seria absurdo intentar hacerlo así.
Una vez sabido esto siempre intentaremos que la playa este casi vacía o incluso si aun queda gente bañándose alejarnos lo mas posible de ellos, cosa que sucede cuando comienza a anochecer y de esta forma mientras nos quede luz montaremos el pesquero o puesto de pesca. Una vez tengamos todo esto, intentaremos lanzar las cañas lo antes posible (siempre y cuando no quede nadie cerca), ya que la mayoría de los peces de playa, como herreras, sargos, verrugatos, lubinas, bailas, doradas, etc., tienden acercarse a la orilla, principalmente porque los bañistas han estado revolviendo el fondo y han hecho que muchos anélidos (lombrices), salgan del fango marino y sea fácil su captura.
Por otra parte, según el lugar donde vayas a pescar, la actividad de los peces suele ir relacionada con la marea y la luna, las noches oscuras, o sea sin luna suelen ser muy buenas para la pesca de los depredadores, mientras que las de luna nueva y llena la actividad es menor, pero no por ello mala, sino mas bien mas difícil de encontrar la posibles piezas.
Una vez entrada la noche casi siempre la mayor activad se da antes de la media noche, y tras esta mengua un poco para activarse pasadas varias horas después de la medianoche., y vuelve a hacerse intensa llegadas las horas del amanecer. De ahí que una vez amanecido y con la fresca comencemos a recoger nuestro pesquero.


CAÑAS:

Para una buena elección de la caña de surf- casting o lance fuerte, existen varios puntos a tener en cuenta. En primer lugar siempre deberemos comprar aquellas que la acción sea intermedia y con repartición a la puntera, que en muchos casos solamente se obtiene esta circunstancia en las cañas de tramos y no en las telescópicas.
Aunque hoy en día las cañas telescópicas están fabricándose con unas altas prestaciones, entre ellas, las acciones diferentes, no cabe duda que para esta modalidad, mejor las de tramos. Por otro lado, también debemos comprar aquellas que las anillas sean de muy buena calidad. En el tema de las anillas debemos saber que se fabrican en varios materiales entre los que está la porcelana (PC), óxido de aluminio (OXA), silicio de carbono (SIC), silicio de titanio (SIT), etc., pero de todos ellos, las fabricadas en silicio son las más adecuadas, sobre todo por su dureza, y por baja conductividad de calor. En comparativa con las de porcelana; las de silicio tienen una dureza de 2.200 a 2.400, según el tipo, mientras que las de porcelana apenas tienen de 550 a 650 y las de oxido, de 1.200 a 1.400. Con respecto al calor también hay una clara diferencia; las de porcelana tienen 0.04, las de oxido 0.02 y las de silicio 0.0017.
Otro de los puntos a tener en cuenta es la distancia de la primera anilla con respecto al porta carretes, ya que debe estar a una distancia de 100 o 150 cm., con el único fin de que la línea contenida en el carrete se desenrolle bien y no tenga ningún tipo de encajonamiento, de ahi que actualmente se esten montando esta primeras anillas invertidas, ya que uno de los problemas mas comunes es el fatidico enredo que se produce porque los bucles del sedal tienden a posicionarse por encima de la anilla, produciendose un nudo abrazando al mastil con la anilla.


Por otro lado, existen dos clases de porta carretes: los de rosca y los de cremallera, pero en ambos casos, el porta carretes debe sujetar bien al carrete e impedir que este se mueva cuando realizamos la acción de lanzado. Por ello, deben poseer debajo de la pieza metálica de anclaje, mejor dicho, en el interior de esta, debe estar recubierta de un plástico duro para evitar que dicha pieza pueda arañar las patas del carrete, aparte de dejar el carrete muy bien sujeto a la caña. Con respecto a la situación, debe estar colocado a una distancia de entre 65 y 70 cm, del final de esta. De no ser así, el movimiento de los brazos en el momento del lanzado será muy atípico y no se podrá desarrollar bien el lanzamiento.
Con relación al tipo de material con que están fabricadas estas cañas, debemos optar por comprar aquellas que tienen materiales muy livianos pero resistentes a la vez, como pueden ser carbono, kevlar, whisker, titanio, etc. Estos materiales pueden estar en aleación con otros o bien pueden ir trenzados a la propia fibra, como sucede con el kevlar. Estos materiales son muy fuertes, flexibles y proporcionan una notable resistencia ante nuestros lanzamientos, que cada día son más largos y más potentes.


También debemos tener en cuenta, en las prestaciones que nos ofrecen las mejores cañas. Estas prestaciones pueden ser: Disponibilidad de poder usar dos punteros, uno para los grandes lanzamientos y otro más sensible (híbrido) para clavar piezas a cualquier distancia. Por otro lado, estos punteros pueden estar dotados de punturas fotoluminoscentes, o sea que adsorben la luz por varios minutos. Otra de las prestaciones que deben poseer; es que cerca de la zona donde se encaja un tramo con otro, haya un espacio de fibra rugoso con el único fin de poder desencajar los tramos aún con las manos húmedas. Al igual que en la boca de los tramos, o sea en el agujero donde se encajan ambos tramos, deben poseer un casquillo de metal para que la fibra nunca se pueda rajar, menos aún abrirse.
En la pesca a surf-casting, podemos utilizar cañas de dos clases: telescópicas y de tramos. Pero debemos tener claro que siendo de un modelo u otro, siempre que las montemos debemos dejar las anillas en perfecta alineación con el carrete, principalmente porque de esta forma el sedal saldrá mejor y tendrá menor rozamiento.
Habiendo practicado esta modalidad en muchas ocasiones, personalmente me inclino por las cañas de tramos antes que las telescópicas, claro que esta es mi opinión personal. No es que desestime las cañas telescópicas, pero creo que para conseguir los mayores y mejores lanzamientos, una caña de tramos consigue lo que no hace la telescópica.

CARRETES:

En primer lugar debemos saber que los carretes son máquinas diseñadas por el hombre para poder almacenar una cantidad de sedal que será el utilizado en la pesca. De hecho si no fuera así, difícilmente podríamos practicar muchas de las modalidades de este deporte. Al principio este sedal se almacenaba en trozos de corcho o incluso en trozos de madera, hasta que unos relojeros ingleses diseñaron el primer carrete para la pesca deportiva y fabricado en madera. Mas tarde, con la llegada de la revolución industrial y con la sofisticación de las máquinas, se modelaron los primeros carretes de metal, hasta lo que hoy en día conocemos como carrete de pesca. Claro que, después de tantos años han sufrido muchas mejoras, pero la base principal sigue siendo la misma.

¿Qué carrete elegir para el surf- casting?

Para una buena elección del carrete debemos tener claros varios puntos, y como no, las propiedades del carrete que se va a elegir. En primer lugar el carrete también debe ser muy liviano pero muy resistente a la corrosión de la sal, por ello debemos elegir aquellos que en su aleación contengan mayor presencia de carbono, titanio, o materiales similares. Con respecto a la velocidad de recuperación, en este caso la que más predomina es 4.5:1, que significa que el brazo de recuperación dará 4.5 vueltas por cada vuelta de la manivela. Pero una vez que vayamos a elegirlo podemos incluso comprar aquellos que tengan mayor o menor nivel de recuperación.


Está claro que para esta modalidad existen varios tipos de carretes, los multiplicadores o bobina giratoria y los fijos o bobina fija. Cuando se adquiere un poco de experiencia en la pesca a surf- casting, mucha gente se da cuenta que el utilizar carretes multiplicadores es como utilizar un formula uno, pero al igual que para pilotar un coche de esta magnitud se requiere una experiencia y un aprendizaje; en el tema de utilizar multiplicadores sucede lo mismo. Por ello, el paso de bobina fija a multiplicadores, muchos lo catalogan de un abismo; pero la verdad es muy distinta, y la mayoría de las veces es muy exagerada. Actualmente estos carretes vienen provistos de dos frenos, que trabajándolos adecuadamente permiten utilizarlos en cualquier circunstancia sin que se produzcan los tan temidos enredos o nidos de sedal. Para ello, se debe regular primero el freno de desplazamiento que es el que frena al tambor o bobina por medio de unos discos igual de grandes que dicha bobina, y debemos aflojarlo o apretarlo en medida del peso que utilicemos, para ello simplemente colocaremos la caña en horizontal, o sea paralela al suelo y sencillamente dejaremos que el plomo caiga por su propio peso, pero teniendo en cuenta que nunca debe acelerarse o detenerse, sino que debe caer lentamente. El otro freno, el centrífugo, es el que frena el tambor en el momento del lanzado impidiendo que este se acelere en demasía y produzca lo indeseado. Mucha gente lo regula en el centro aprox. y no lo vuelve a tocar en todo el día; pero para que nos dé un mayor rendimiento debemos regularlo correctamente. Para ello, debemos lanzar varias veces y regularlo según proceda, porque está claro que nunca lanzamos con la misma fuerza, ni siempre pescamos en la mismas condiciones marinas ni meteorológicas. Por otro lado, cuando hacemos la acción de lanzado, debemos tener en cuenta que con estos carretes no es el sedal el que se sujeta, sino la propia bobina; que deberemos sujetarla con el dedo pulgar y no con el índice como se hace con los carretes de bobina fija. Por lo tanto, puede hasta producir confusiones en el momento del lanzado. Al igual que la posición de estos carretes es siempre por encima de la línea de las anillas, y colocado más cerca del puño, para que de esta forma sea el pulgar de la mano izquierda el que sujete la bobina del carrete, mientras que la mano derecha la colocaremos mas arriba, o mejor dicho mas al centro del puño.


En el caso de decidamos comprar un carrete de bobina fija, debemos tener varios puntos en cuenta, aparte de que el manejo será mucho más sencillo. En primer lugar, la bobina o tambor siempre será en forma cónica, a ser posible de aluminio o en su defecto con los bordes de aluminio, para que de esta forma el sedal resbale mejor y se desenrolle más rápida y fácilmente. El freno no debe quedarse atorado, ya que si clavamos una buena pieza, la salida del sedal será fundamental para poder trabajar la pieza enganchada, de lo contrario el pez puede romper con facilidad el sedal. El arco sujeta- hilos o pick up, nunca debe cerrarse en el momento del lanzado, si lo hace romperá cualquier línea e incluso puede romper la caña.
Estos carretes también poseen un mecanismo de anti retroceso de la palanca para evitar enredos en el sedal, cuando este está flojo. Hay pescadores que prefieren comprar carretes sin freno, y con ayuda de este mecanismo trabajan la pieza enganchada. Una de las cosas más importantes es que el mecanismo del carrete debe ser siempre de materiales anticorrosivos, aparte de que también nos fijaremos en los dientes de la corona, y como no, en el grosor del eje principal. Por otra parte, otro de los puntos a tener en cuenta será el rodillo guía- hilos; éste debe tener un rodamiento y poseer un sistema para evitar el retorcimiento del sedal producido por el calor al pasar a través de él. Por lo general, en esta modalidad, los sedales a utilizar suelen ser relativamente finos. Por ello, muchas veces nos encontramos con el problema de cargar las bobinas con muchos metros de sedal hasta que llegue al borde de esta. Para esta operación muchos pescadores colocan un sedal de diámetro medio en las 3/4 partes de la bobina y la última parte la cargan con sedal fino, de esta forma el grueso hace cuerpo, mientras que con el fino es con el que se pesca. También hay muchos pescadores que prefieren utilizar bobinas de competición para evitar precisamente este cuerpo de sedal, ya que estas bobinas solamente poseen la capacidad de 200 o 250 m., de sedal fino, según el diámetro.
Otro de los puntos que también es muy importante en este tema, es el nivel de recuperación de estos carretes, claro que de ello dependerá el diámetro de la bobina. Hay muchos pescadores que en esta modalidad prefieren utilizar carretes que tengan mucho nivel de recuperación y de esta forma recuperar el aparejo mas rápidamente. Personalmente considero que esto no es un punto primordial en el surf- casting, tal vez en el spinning si lo sea, pero aquí no, y todo porque si tenemos un carrete que nos recupere las piezas muy rápidamente, al poco tiempo de tenerlo descubriremos que la mayoría de los peces se recuperan por encima del agua y dando saltos, cosa que en primer lugar destruye la magia de la pesca. Esta magia no es mas que poder disfrutar de las capturas cuando se resisten a abandonar su medio natural con tirones y aflojamientos; aparte de que muchas veces se nos desengancharán las piezas o partirán el sedal al llegar a la rompiente de las olas en la orilla. Para todo esto, existe una explicación lógica, si recuperamos un pez rápidamente este abrirá la boca y tendrá mucha más resistencia en el agua que si viene nadando por su naturaleza, al margen de que tire más o menos. Esta resistencia hará que muchas veces y según el grado de penetración que tenga el anzuelo en su boca, el pez se desclave por desgarramiento o bien se rompa el bajo de línea que, por lo general, es mas fino.
Por todo esto, personalmente recomiendo comprar carretes que tengan la bobina bastante gruesa. Aunque tengan menos nivel de recuperación, tendrán mas facilidad en la salida del sedal y por lo tanto los lanzamientos serán más largos, que al fin y al cabo es una de las principales situaciones que se buscan en esta modalidad. Debemos tener en cuenta, que lo recomendable en un carrete de surf- casting, es que tenga un nivel de 4.5: 1, pero todo dependerá del diámetro de la bobina, a mayor diámetro menor nivel de recuperación. Y todo porque si un carrete tiene una bobina gruesa necesitará menos vueltas para recoger el mismo sedal que otro que tenga una bobina con un grosor inferior, aparte de que cuando se desenrolle parte del sedal contenido en ella durante la fase final del lanzamiento, el rozamiento en el borde será mayor y por lo tanto, no llegará nunca hasta donde se conseguiría llegar con otro que tenga la bobina mas gruesa.


Este articulo es la primera parte de tres, y en el próximo abordaremos los sedales, los nudos, los plomos y los anzuelos, que son mas recomendables para esta modalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario