JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

domingo, 30 de diciembre de 2012

INICIACIÓN A LA PESCA DEL DENTON DESDE TIERRA Y EMBARCACION (2ª Parte)


INICIACION A LA PESCA DEL DENTON, DESDE TIERRA Y EMBARCACION (2ª PARTE)

En la primera parte de este articulo, hemos conocido las características de este depredador y también hemos considerado su pesca con varias modalidades desde tierra. Ahora en esta segunda parte vamos a contemplar su pesca desde embarcación, e intentar descubrir cual es la mejor modalidad desde una embarcación para la pesca de este peculiar depredador.

SU PESCA DESDE EMBARCACIÓN

La pesca del dentón desde embarcación contempla varias modalidades, ya que se puede realizar a curricán de fondo, a jigging, a spinning, e incluso a cebo vivo; y todo esto se puede realizar desde embarcación ligera, kayak, zodiac, etc.

A SPINNING:

Si la modalidad que hemos elegido es el spinning deberemos utilizar las mismas técnicas que se utilizan desde tierra, pero con la ventaja de que el señuelo lo podremos dejar mas tiempo cayendo al fondo que el que realizamos desde tierra, principalmente porque la profundidad será mayor, pero con la particularidad de que si utilizamos peces artificiales deberemos utilizar también un plomo para que este baje al fondo con mas rápidamente. Y después recuperar dando pequeños tirones de la caña hacia un lado y otro, igualmente utilizaremos esta misma técnica si utilizamos los famosos poppers en superficie, los cuales proporcionan una estela de espuma que simula un pez a la fuga. Pero esta claro que la base fundamental de esta modalidad es lanzar y recoger el cebo artificial lo mas natural posible, con la intención de engañar a las posibles presas entre ellas el dentón. Dentro de esta modalidad existen diferentes señuelos y engaños, desde los vinilos plomados, hasta los peces artificiales articulados, pero para poder elegir uno y otro, dependerá lógicamente de lugar, estado del mar, y sobre todo el estado atmosférico. Para poner un ejemplo a groso modo, no será igual pescar dentones un día encapotado de nubes y lejos de fondos de roca, que hacerlo al abrigo de un saliente de roca un día claro y con buen sol. Por todo ello, muchas veces debemos cambiar los señuelos durante la acción de pesca e ir probando distintas formas y colores.


A JIGGING:

Si para la pesca de este depredador hemos elegido la modalidad de jigging, debemos tener en cuenta que el material a utilizar deberá será un material fuerte, pero liviano a la vez. De ahí que se utilicen cañas de una longitud aproximada de 2 a 2.5 mtrs., con una acción media para poder hacer bien la acción de clavado cuando realizamos el cachete. Por otra parte el talón debe de ser relativamente largo, debiendo tener una longitud aproximada de unos 60 o 70 cm, de los cuales al menos 45 cm., serán para el grip trasero y el resto para el delantero, ya que en esta modalidad la caña debemos situarla en nuestra axila, por lo tanto el carrete debe quedar suficientemente separado del cuerpo para que la otra mano pueda trabajar con normalidad y no tengamos dolores extraños debido a la acción de recogida. Con relación al peso deberemos elegir aquellas que no sean pesadas, o sea que oscilen entre los 300 y 400 gramos. Así mismo, los materiales de fabricación de la caña deberán ser principalmente el carbono de alto modulo y la fibra de kevlar, así como un anillaje perfecto, fabricado sobre todo en SIC titanio. Otra de las cosas a tener en cuenta es precisamente el carrete que utilizaremos, ya que este debe de ir en consecuencia de la caña, o sea debe ser un equipo equilibrado. Así que elegiremos aquellos que tengan en su engranaje al menos cinco rodamientos, con una bobina capaz de albergar por lo menos 300 metros de sedal. Su ratio oscilara entre los 4.0:1 y los 4.8:1, lo que implica que por cada vuelta de manivela debe recoger por lo menos de 80 a 90 cm., de sedal, al igual, que deberá poseer buen freno, bien sea delantero o trasero, pero con un gran mecanismo de frenado de discos, el cual impida que patine en el momento de la verdad.


Los señuelos a utilizar deberán ser los propicios para esta modalidad, los cuales podremos encontrarlos en cualquier tienda de pesca especializada en distintas variaciones de pesos y colores, lo ideal será un señuelo de 9 a 14 cm, robusto y de calidad contrastada, colores que imiten a la realidad, tenemos que pensar que en la capa de agua que lo vamos a hacer navegar la luz solar está muy presente. Con respecto a la técnica, esta la realizaremos como siempre que utilizamos esta modalidad, o sea dejaremos caer al fondo el señuelo y una vez tocado fondo, subiremos el señuelo dando enérgicos tirones y prontas paradas. Una de las principales preguntas que surgen cuando compramos señuelos de jigging es: ¿Por qué llevan los anzuelos en la parte superior y no en la inferior? Para responder a esta pregunta debemos saber que el señuelo siempre trabajara en vertical y por lo tanto, se asemeja a un pez subiendo o bajando hacia el pesquero, lo cual implica que muchas veces los peces que le atacan están defendiendo su territorio de posibles intrusos, y por tanto, atacaran a la cabeza, de ahí que los anzuelos se coloquen en la parte superior del mismo.


A CURRICÁN:

Esta claro que la técnica de pesca siempre debemos adaptarla a las condiciones climatológicas y sobre todo a la zona del pesquero. Por ello, si elegimos la modalidad de curricán, deberemos siempre realizarla cerca de zonas rocosas y bajíos de agua. En invierno los buscaremos en bajíos y fondos profundos y abruptos donde se puedan refugiar de temporales a la vez que la climatología sea la adecuada para esta especie, sin embargo en estaciones más cálidas los encontraremos con mayor frecuencia y en grupos numerosos debido a la freza cerca de la costa en praderas de posidonia en fondos incluso inferiores a los 10 metros de profundidad.
Teniendo en cuenta que el dentón es un depredador que suele atacar a los cebos cerca del fondo y también frecuentemente a medias aguas, incluso puede llegar a ascender casi a la superficie, el curricán deberemos adaptarlo a la profundidad del entorno, ya que si no estamos pescando en sitios muy profundos, tendremos toda la probabilidad que el pez vea y ataque nuestro señuelo. Por ello es fundamental el conocimiento del fondo y del pesquero sobre todo si trabajamos con muestras hundidas ya que los enroques y enganchones con algas levantadas nos pueden fastidiar la jornada de pesca. Otra de las cosas que debemos tener en cuenta, es que el señuelo deberá estar a pocos metros del fondo, bien sea rocoso o algares. Todo esto implica que debamos utilizar profundizadores, aunque en ocasiones no lleguen a profundizar todo lo que queremos, pero el problema se pude eliminar si utilizamos sedal plomado, que junto con el profundizador llegara a situar el señuelo donde verdaderamente debería estar, o sea pocos metros del fondo. Por otra parte también existe el inconveniente de utilizar profundizadores cuando pescamos con el kayak, ya que el problema radica principalmente en que como el desplazamiento es a base de paladas de los remos, el tiro de dichos profundizadores bien sean lentejas, zapatillas, etc., es muy fuerte haciendo mucha resistencias al agua y nos cansaremos rápidamente, por ello, es recomendable utilizar plomos de enganche rápido y muy aerodinámicos, que bajaran rápidamente en el momento de una parada e irán subiendo despacio, consiguiendo buenos picos de profundidad.

Otra de las técnicas que se pueden utilizar para colocar el señuelo cerca del fondo es haciendo la técnica del plomo guía. Esta técnica consiste en lanzar al agua un señuelo y dejarlo navegar al menos 10 metros, una vez extendida la línea colocaremos un plomo derivado de un sedal (más fino que la línea), con una longitud de varios metros, el cual engancharemos a la línea principal con un simple elástico. Toda esta operación hay que hacerla con la embarcación casi parada, ya que deberemos dejar el carrete suelto hasta que el plomo toque fondo, o el sedal deje de salir, para acto seguido recoger varias vueltas de carrete y levantar el plomo del fondo. Una vez hecho esto comenzaremos la navegación con una velocidad bastante débil, apenas 2 o 2.5 nudos. Por otra parte, si tenemos la fortuna de clavar una buena pieza, cuando recojamos sedal llegara el momento en que el elástico del plomo llegara a la primera anilla impidiendo seguir recogiendo, y entonces será el momento de dar un enérgico tirón y el elástico se liberara de la línea dejando la misma libre de obstáculos.


A CEBO VIVO:

Para la pesca de nuestro adversario, el dentón, con cebo vivo deberemos saber primero que son peces solitarios en su edad adulta y gregarios en edad juvenil, y además en edad adulta son altamente territoriales, o sea que siempre defenderán su territorio de caza y guarida. De ahí que siempre que encuentre comida o adversario le atacara, porque este feroz espárido atacara a todo lo que se le ponga por delante, siempre y cuando este dentro de sus dietas, ya que por mucho que nada un pez artificial si el no lo considera presa nunca le atacara. Pero principalmente uno de los mejores cebos es sin lugar a dudas los cefalópodos, bien sean sepias, calamares o pulpos, pero sin descartar nunca los peces pequeños vivos, tales como castañuelas, jureles, caballas, y un largo etcétera. Sin embargo, dadas las costumbres del dentón, es aconsejable presentar al cebo vivo entre dos aguas o directamente a una braza del fondo, donde será atacado con mayor facilidad que a nivel superficial, como puede suceder con otras especies como la lubina, palometón, serviola, etc. Con respecto a los aparejos necesarios para capturarlo, deben de ser siempre robustos, pensados para un pez que alcanza tallas considerables. A esto hay que añadirle la fortaleza de la que hacen gala todos los espáridos y la violenta defensa que desarrollan una vez prendidos del anzuelo. Por tanto, sabiendo que la boca del pez acepta cualquier tipo de anzuelo, no deberemos reparar en colocar anzuelos grandes y sobre todo forjados, ya que son más fuertes, y a la vez empatados en aparejos de tándem de dos o más anzuelos, aunque esto también puede varias según la forma en que se encarne el cebo.


Otra de las técnicas que se utilizan para la pesca al vivo, es hacer el aparejo de plomo perdido. Este consiste en colocar un mosquetón al final de la línea, sobre el nudo del mosquetón colocar una bola salvanudos y por dentro de la línea principal hacer pasar un emerillón que haga tope con dicha bola. En este emerillón colocaremos una línea de al menos 0.50 de diámetro y 2 metros de largo, donde estará anudado nuestro tándem con el cebo vivo. Una vez hecho esto colocaremos un trozo de sedal fino por dentro de un plomo corrido de cualquier clase, que en un extremo llevara una lazada para colocarlo en el mosquetón y por el otro extremo anudaremos un terrón de azúcar con un nudo corredizo. La función principal de este aparejo es colocar el cebo vivo en el fondo y una vez que el terrón de azúcar se disuelva liberar el cebo que vagara a su antojo por el fondo. Pero también debemos tener claro, que el pez intentara esconderse o incluso escapar y poner metros por medio, para ello deberemos recoger unos metros de sedal y fijar la caña, pero sin apretar el freno (por lo que pudiera pasar).


Por otra parte, uno de los principales inconvenientes que tenemos en este tipo de pesca, es la forma de encarnar el pez, ya que si no lo hacemos correctamente existe la posibilidad de que el pez, al ser tan receloso, no entre a comer el cebo. De ahí que cuando coloquemos un pez vivo en el aparejo, debamos colocar un anzuelo en la boca y otro en la parte trasera, y aquí es donde existe el problema, principalmente porque si lo colocamos muy cerca de la barriga existe la posibilidad de que cuando muerda el pez no llegue a la altura donde esta el anzuelo y no se clave, pero si por el contrario colocamos el anzuelo muy cerca de la cola, este impedirá que nade con naturalidad y el dentón no entrara al cebo. Por todo ello, intentaremos introducir el anzuelo trasero por el agujero del ano y sacarlo por la parte mas cercana a la cola, dejando siempre la muerte del anzuelo fuera.


Para terminar este articulo, solo resta decir que el factor suerte también influye mucho en este tipo de pesca, pero si a ese factor le añadimos las cosas bien hechas seguro que la suerte caerá de nuestro lado, porque su fuerza, resistencia y dificultad para su pesca debido a su gran desconfianza hacen de este gran espárido un trofeo muy buscado y deseado por multitud de pescadores.

Y este es un video rescatado de YouTube, donde se aprecia la pesca de este magnifico pez...

2 comentarios:

  1. Este fin de semana pasado hemos vuelto a por el denton, tuvimos una buena picada pero mordio el pez cebo en la cola y no se clavo, esperemos que en sucesivas veces muerda mas adelante y consiguamos una buena pieza. Un saludo y buena pesca

    ResponderEliminar
  2. Hola donde pesco solo hay rocas y sólo he encontrado esto que cebo le pongo
    http://youtu.be/6n3KHmRg554

    Ah si probé la nueva SATSF500BXH de Shimano pero nada.
    Alguna idea?

    ResponderEliminar