JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

jueves, 22 de octubre de 2009

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (1ª Parte)


LOS SENTIDOS DE LOS PECES
En todo deporte y en toda disciplina, sobre todo si es relacionada con ganarle la partida a un adversario, siempre se intenta estudiar sus puntos debiles, así como sus constumbres. Por esto, en el articulo de hoy vamos a exponer los principales sentidos que tienen los peces y como los desarrollan, para que de esta forma, aparte de ser algo interesante, sepamos en todo momento como puede reaccionar un pez ante una determinada situación en su pesca.
Debido al tamaño de su cerebro, los peces únicamente poseen suficiente materia gris para desarrollar los sentidos, pero no para las demás capacidades que se pueden hacer con el cerebro, tales como pensamientos, sentimientos y demás funciones que se pueden hacer con este órgano. Bien es cierto que los peces no tienen la capacidad de aprender sobre sus errores, ya que nacen sabiéndolo todo, lo que sucede simplemente es que cuando se encuentra en una situación u otra, despiertan ese instinto que tenían guardado precisamente para esa ocasión. Instinto que ha sido heredando de sus ancestros. Pero aparte de tener los distintos sentidos, poseen uno en especial que les hace únicos, y este es la línea lateral, que presta al pez un servicio, incluso más importante que la propia vista, o el oído e incluso el olfato. Los principales estímulos que reciben los peces a través de sus sentidos son: La luz, se relaciona directamente sobre la vista, la composición del agua sobre el olfato, la composición del sustrato sobre el gusto, las vibraciones del agua y el equilibrio sobre el oído interno, la temperatura y la orientación sobre la línea lateral. Pero, mejor vayamos a conocer sentido por sentido.

VISION

Teniendo en cuenta que, la luz se difiere al entrar en contacto con el medio marino, lo que origina que la visibilidad en los peces disminuya, con relación a lo que consideramos nosotros como visión. De hecho el sentido de la visión es muy diferente de unos peces a otros. Teniendo que diferenciar los peces óseos y los cartilaginosos, la vista se desarrolla mas en los peces que su entorno sea en la superficie que los que habitan en los grandes fondos. Estos últimos tienen que desarrollar un globo ocular mayor que los demás, sobre todo por la ausencia de luz. Por lo general, los peces tienen los ojos a ambos lados de la cabeza, exceptuando claro esta, los peces planos que los tienen en el mismo lado del cuerpo. La visión binocular, solamente esta reservada para unos pocos sobre todo a los depredadores, porque sin ella difícilmente podrían perseguir y atacar a una presa. En el caso de darse esta circunstancia la propia especie podría sufrir su desaparición en breves décadas.

Entrando en pesquisas científicas, podemos decir que el ojo del pez esta compuesto por casi los mismos componentes que el ojo de cualquier animal terrestre, pero con la diferencia de que el cristalino es esférico, mientras que el terrestre es biconvexo. Esto origina que para enfocar cualquier objeto bajo el agua, los peces tengan que valerse de unos músculos especiales que hacen cambiar de lugar dicho cristalino, acercándolo o alejándolo de la retina para que puedan distinguir con nitidez el objeto. Por otra parte, el iris esta compuesto en su mayoría por pigmentos amarillos y violetas, debido a que el líquido ocular esta sobre cargado de estos pigmentos tan llamativos. La retina, sin embargo esta compuesta por bastones y conos, que son los responsables directos de visión, dichos bastones son los responsables de mandar, a través del nervio óptico los haces de luz más débil, mientras que los conos son los responsables de percibir los colores y la mayor luminosidad. De ahí que los peces que tienen su hábitat o lugar de caza en la superficie posean mayor número de conos que de bastones, siendo al contrario en los que habitan sobre grandes fondos. De hecho en algunas especies, la retina esta dividida según la entrada de luz al ojo, si son peces de superficie en la parte de arriba de la retina tienen mas conos que en la de abajo, lógicamente porque la luz les entra desde arriba.Por otra parte, los globos oculares de los peces están más sobresalientes que en los demás animales; esto es debido a que de esta forma el campo de visión se amplía mucho más. Pero sin embargo, aunque el campo de visión sea mucho mayor no son capaces de distinguir con nitidez el objeto en cuestión, a no ser que lo divisen frontalmente con ambos ojos a la vez. Esto hace pensar que el campo de visión lateral solamente les sirve para distinguir siluetas en movimiento, e incluso para escapar en una determinada ocasión. Muchas veces se da el caso que especies como dentones, bailas, o incluso lubinas, han entrado sin vacilación a un señuelo que ha pasado cerca de ellos, pero sin llegar a pasar por la frontal del pez. Esto explica lo comentado anteriormente, ya que al ser distinguido por uno de sus ojos y dentro del campo de visión lateral, y dándose también las circunstancias oportunas de apetito del pez, instinto de depredación y demás circunstancias, han hecho engañar fácilmente al pez lanzándose rápidamente sobre el señuelo. Para terminar podemos decir que en los peces de superficie o que su zona de caza es la superficie, se les desarrolla mas el sentido de la vista que los demás sentidos.


OLFATO

Volviendo de nuevo a considerar que el medio marino es completamente distinto al medio terrestre, debemos tener en cuenta que los olores son completamente distintos a lo que conocemos nosotros como tales. El olfato en los peces se puede encontrar en una o dos cavidades nasales, llamadas sacos nasales, en cuyas paredes se encuentran las glándulas encargadas de recoger las distintas sustancias químicas que están disueltas en el agua. Estas glándulas están compuestas por células en forma de dedo, llamadas digitiformes, y que son las encargadas de mandar al cerebro del pez, toda la información necesaria para que este la interprete correctamente. De ahí que el mecanismo olfativo se traduzca al simple llenado de agua de estos sacos nasales, y que al ser expedida posteriormente forma una corriente de agua, que se consigue con las compresiones y relajaciones de estas cavidades. Esta corriente depositara las partículas olorosas en las células digitiformes, encargándose estas de mandar la información recogida al cerebro.Muchas especies que pueblan el litoral marino han desarrollado el sentido del olfato más que el de la vista. La razón principal radica en que son depredadores nocturnos y ante la ausencia de luz, desarrollan mucho más el olfato y el tacto. Un claro ejemplo sería, la morena o el congrio, ya que son peces que antes de morder el anzuelo, tocaran y olerán bien la carnada. Estos peces que tienen mas desarrollado este sentido con relación a los demás, poseen un revestimiento sensorial en los sacos olfativos manifestados por una superficie rugosa, con salientes y cavernas, consiguiendo así una mayor sensibilidad olfativa.
En la mayoría de los peces teleósteos, o sea los que tienen un esqueleto óseo, estas fosas están sobre la boca y en una posición anterior que los ojos, mientras que en los peces saláceos, o sea, los que poseen un esqueleto cartilaginoso, estos orificios están situados en la parte inferior del rostro y algo mas adelantados que la propia boca. Pero, no solamente el olfato en los peces les sirve para alimentarse, si no que también les sirve para defenderse, reproducirse, e incluso la emigración a otros lugares. Este fenómeno es denominado genéricamente como “fenómeno de feromonas”, que en algunas especies no solamente transmite una determinada madurez sexual, o un determinado territorio, si no que también actúa de autodefensa. Hay especies que cuando alguno de sus miembros es atacado, apresado, o mal herido, segrega una sustancia química que al ser disuelta en el agua avisa a sus congéneres, advirtiéndoles de posible peligro existente en la zona, bien sea un depredador o el mayor de todos, el hombre. Este fenomeno es muy frecuente en especies como la Salpa, que al ser tocada por la mano del hombre cuando aun pende del anzuelo, desprende por su ano una sustancia que avisa a sus congeneres, por ello a esta especie se le conoce como “cagona”. Otra de las especies es la Oblada que también genera cuando hay situación de peligro una sustancia que avisa a sus congeneres de dicho peligro. El ejemplo claro de esta situacion es cuando estamos pescando en un banco de obladas y al sacar una se nos ha desenganchado del anzuelo y ha caido al agua, rapidamente desaparecen todas.

En esta primera parte hemos conocido dos de los sentidos de los peces, en la segunda parte conoceremos el resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario